¡Raindrops en Wattpad!

Capitulo 1: La Práctica.

Esa mañana el señor Barner estaba particularmente entusiasmado con la idea de transportar a los casi 70 alumnos de la clase de biogenética a... digamos un mundo fantástico, lo que él ni sabia es que de esa clase, el 70% de nosotros ya habiamos echo esa practica.
A mi lado estaban  Grace y Simon, mis dos mejores amigos. Grace era la tipica chica efusiva, atractiva y divertida que hacia que no cayera en una depresión sin limites, si te encerrabas con ella en una habitación, ten por seguro que no te aburrirás con ella. Era alta y esbelta con cabellos largos y lisos de un color amarillo rojizo que los hacian encantadores, sus ojos eran verdes y digamos que estaba bastante bien dotada. Tendria a medio campus detrás si no fuera tan extremadamente rara; Aun así candidatos no le faltaban.
En cuanto a Simon...bueno, Simon era simplemente Simon. Era el chico mas encantador que conozco. Si no fuera por que es como mi hermano, sería mi chico perfecto. Era alto y con el cuerpo bien formado, pelo corto y ojos claros que se veían debajo de sus gafas negras. Sabia escuchar como nadie y daba los mejores consejos. Otro que tambien seria un ligón si no fuera por su timidez y su, ¿Cómo explicarlo? Simon era el tipico chico que lleva sueter, pantalones vaqueros y zapatillas de vestir. A la legua podria decirse que es : "El chico con pinta de empollón más guapo que has visto en tu vida".
Pero Simon solo tenia ojos para Grace, desde mi punto de vista. Los caminos que tiene el destino ¿eh? Dos personas completamente distintas se sienten atraidas una por la otra pero ninguna se decide a actuar. El cuento mas viejo del mundo.
Bueno, volviendo a la clase del señor Barner, la practica consistía en combinar glóbulos rojos de diferentes tipos de sangre para averiguar el tipo de sangre de cada una al reaccionar unos globulos con otros.
Era una practica normalita. Para mi, fácil. Pero Grace... Giré la cabeza hacia ella y estaba contemplando su pelo por el microscopio mientras que Simon sacudia la cabeza en modo de respuesta.
Sin mi y Simon, Grace estaría aún en 1º de carrera.
- Podeis empezar, y no olvideis de que quiero un informe de una pagina de como habeis descubierto cada tipo. ¡ADELANTE CHICOS! ¡SUMERGIROS EN EL MUNDO DE LA SANGRE!- Dijo el señor Barner.
Se oyeron muecas y gemidos de asco. Como habia dicho antes el 70% de la clase habiamos echo la practica...pero solo el 10% podiamos realizarla correctamente.
Al cabo de un rato Simon rompió el silencio:
- ¿Has pensado ya lo que vais a hacer tú y Colin? - Dijo colocando la probeta en la placa del microscopio.
- ¿Colin?- Le respondí
- Claire. Dentro de una semana haceis vuestro 1er aniversario. - Levantó los ojos del microscopio unos segundos para mirarme con una mirada irónica.
- ¿QUE?¿EN UNA SEMANA? - Solté la pequeña muestra de sangre que había al lado de mi hoja de apuntes con una expresión horrorizada.
- Aveces pienso que solo sales con él por que no te atreves a cortar vuestra relación.- Dijo Grace entrando en la conversación. Por fin había empezado a hacer la práctica y estaba mezclando sangre del tipo AB con sangre tipo A+.
Con los examenes finales ni se me habia pasado por la cabeza Colin.
Si, Colin y yo llevabamos saliendo un año. Colin era uno de los chicos más cotizados de todo el Campus. Ciertamente, aun no me creo que esté saliendo conmigo. Es alto, muy bien formado, moreno y ojos marrones claros. Era capitan del equipo de Baloncesto, que por cierto, esta temporada estaba llevando a la universidad a muy buenos momentos.
Colin me gustaba, desde que empezamos a salir hasta ahora. Pero siempre he sido muy independiente. Nos veíamos todos los días a la salida de las clases cuando él no tenía que quedarse a entrenar o algo por el estilo; y algunos fines de semana quedábamos para ver una película o algo por el estilo. Si, lo quería. Pero no veía nuestra relación como la más interesante de todas.
Una voz me sacó de mis pensamientos. El señor Barner me miraba con cara de interrogatorio mientras colocaba sus gafas de vista que siempre llevaba colgadas en el pecho sobre su nariz.
- Señorita Williams, ¿me podria decir por que usted y sus compañeros no estáis realizando la practica? - nos miró uno a uno con una mirada amenazante. A veces, parecía que el párpado superior le iba a estallar por un tick nervioso que tenía al fijar la vista.
Simon contestó por mi rapidamente:
- Ya la hemos terminado profesor. - Como buen alumno, Simon extendió la hoja donde llevaban recogidos nuestros experimentos con los distintos tipos de sangre y las reacciones de los glóbulos rojos en cada una de ellas.
El señor Barner miró con cara de sorpresa a Simon y le quitó la hoja de papel para analizarla al máximo.
- Bueno, he de decir que tenéis todas las pruebas realizadas correctamente y parecen que los resultados están bien. Vuestros compañeros aún no han terminado. - El señor Barner miró de reojo a los compañeros de la mesa delantera, que aún iban por la primera prueba. - Supongo que podéis iros antes, no creo que terminen en un rato. Pero la próxima vez, llamadme cuando terminéis y no empecéis a charlar. - Nos señaló con un dedo amenazante.
Era nuestra última clase del día, por lo que salímos a los jardines del Campus a tomar el aire.
- ¿Vas a venir con nosotros Claire?- dijo Simon mientras sacaba sus llaves de su bandolera. Yo se la regalé por su cumpleaños el año pasado, nunca se deshacía de ella. La llevaba a todos lados. A sus clases de la universidad, a sus partidos de fútbol, a sus reuniones con su banda... Me hacía sentir realmente bien el hecho de que le hubiera gustado tanto mi regalo.
- No. Voy a ver si está Colin en el gimnasio. - dije mirando al gran edificio de al lado que tenía el techo cubierto por paneles de metal. - Nos vemos mañana ¿Vale?
Y dicho esto, nos saludamos y ví como ambos se alejaban hacia el aparcamiento del campus. Mientras caminaban se pegaban pequeños empujones y reían juntos.
No me podia creer como ninguno se atreviera a decirle al otro que le gustaba.
Sacudí la cabeza con una sonrisa mientras me dirigía hacia el gimnasio. Todavía tenía que planear algo para el aniversario con Colin.
Al entrar en el gimnasio tuve una imagen panorámica que cualquier chica pagaría por ver. Acababan de terminar el partido de baloncesto amistoso que jugaban entre ellos para entrenar. Varios jugadores, incluido Colin, se habían quitado las camisetas y llevaban sus torsos al descubierto, llenos de sudor y reflejando la luz de la sala como si se hubieran extendido una especie de aceite corporal sobre su piel.
Mis mejillas adquirieron el color de la canasta en cuanto los chicos se dieron cuenta de mi presencia.
Uno de ellos le dio golpe a Colin por la espalda y me señaló. Colin respondió con una sonrisa y corrió para acercarse a mí.
- ¡EH! ¿Que haces aquí, preciosa? - Me dijo mientras que me daba un beso ligero en los labios. Tenía su cabello oscuro alborotado con varias puntas saliendo para todos lados, pero aún así estaba más que guapo.
- Hemos terminado muy rapido la practica- Dije aún sonrojada. - y he pensado que podía pasar a verte.
- ¡Eh Claire! ¿Tienes calor?- Dijo con una sonrisa picara uno del equipio que pasaba por detrás de Colin dirección a los vestuarios. - ¡Te veo algo acalorada!
- Pues nosotros vamos a las duchas. Si quieres puedes refrescarte con nosotros. -dijo otro que pasaba a su lado mientras me guiñaba un ojo. - Incluso os dejaremos una duchita íntima para tí y Colin.
Colin soltó una carcajada cuando el balón de baloncesto que les había lanzado le dió a uno en la cabeza. Mi cara no podía estar más roja.
-No les hagas caso, en estas paredes la testosterona es algo que se palpa. - dijo esbozando una mueca de asco. 

Esperé bajo un sauce del jardin del campus haciendo parte de mi enorme tarea de este mes mientras que Colin se duchaba en los vestuarios. Adoraba esta clase de árbol. Estaba apoyada en el tronco y podía ver cómo una cortina de hojas me tapaba ligéramente el sol, permitiendo estar a una temperatura agradable y tener una luz suave para leer. Era precioso.
Estaba sumergida en uno de los apartados del temario de genética de este trimestre cuando noté unos brazos en mis hombros.
- ¿Vamonos?- dijo Colin a mi espalda mientras me daba un beso en la mejilla.
- Vamos, ¿Te has despedido ya de tus amigos? - Dije alzando una ceja divertida por la situación de antes.
Colin soltó un bufido y me cogió de la mano para ayudarme a levantarme. Tenía su cabello mojado por la ducha reciente y algunas gotas caían por su frente y llegaban hasta sus bonitos ojos marrones. Alcé la mano para secarle la frente y le dí un suave beso en los labios. 
- Muchas gracias. - Me dijo con una sonrisa. - Esto es lo mejor después de estar con veinte chicos encerrados en unas duchas.
Solté una carcajada y le cogí la mano para dirigirnos a su coche.





1 comentario: