¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 3: Nervios.

Se me habian pasado los días volando. Llevaba toda la semana preparando el aniversario con Colin y el viaje a Londres. No había tenido tiempo ni para darme cuenta de que hoy era el día de mi primer aniversario con mi novio. Como era sabado tuve todo el día para poder arreglar detalles de última hora. Por suerte tenia a Grace a mi lado, Simon tenía que ensañar con su banda. Realmente no era una banda en sí, eran cuatro amigos que tocaban diferentes instrumentos y se reunían en el garaje para desafinar algunas canciones. Aunque Grace se dedicara a tumbarse en mi cama y escucharme, al menos me reconfortaba y me tranquilizaba un poco.
Estaba dando vueltas por toda la habitación mientras recordaba la conversación que habia tenido con Colin hacía ya unas horas. Me había llamado hacia las 12 de la mañana.
*Por telefono* 
Claire: ¿Diga?
Colin: Buenos dias princesa.
Claire: ¡Colin! Jaja Esa frase para ligar es demasiado vieja.
Colin: Pero yo no intento ligarte como un desesperado. Yo ya te conseguí hace un año. Feliz aniversario.
Claire: ¡Te has acordado!
Colin: ¿Cómo no me iba a acordar?
Claire: Muchos chicos olvidan su aniversario.
Colin: Pero yo no soy "Muchos chicos"
Claire: Tienes razón (Dije esbozando una sonrisa)
Colin: ¿Quieres cenar conmigo esta noche? (Dijo con tono irónico)
Claire: (me reí) Bueno, seria lo conveniente ¿no?
Colin: Tu eliges el restaurante. Pago yo. Y no te pribes, hoy es tu noche.
Claire: ¡Genial! Te espero en mi casa.
Colin: Allí estaré. Pasaré a recogerte a las diez. Te quiero.
Claire: Te quiero.
*Fin de la llamada*
La verdad me hubiera gustado que él me diera la sorpresa de llevarme a algún lado, pero no era lo que más me importaba en esos momentos. La verdad, me había hecho un favor, así no tenía que darle yo la sorpresa. Pero lo que más me importaba era cómo iba a iniciar la conversación con la que le explicara que iba a ir a Londres durante todo un año.
Simon interrumpio mis pensamientos al entrar en mi habitación sin tocar a la puerta.
- Simon, deberias llamar a la puerta. Imaginate que estubiera desnuda.- Le dije. 
- Sería una maravillosa vista pero no pretendía hacerlo. Además, yo ya te he visto desnuda.- Dijo mientras se sentaba en mi butaca esbozando una sonrisa picara.
Simon era un chico tímido solo en unas escasas ocasiones. Más bien sus brotes de timidez únicamente salían cuando se dirigía a una chica que no conocía.
- ¡Simon Dunn! ¡Ni se te ocurra ir diciendo eso por ahí!- le dije fingiendo enfado.
- ¿Te ha visto desnuda?- Dijo entrando en la conversación Grace que dejó de lado la revista que estaba ojeando para preguntar.
- Si. Sin ni una sola tela de por medio. - Dijo Simon divertido al ver mi enfado.
-¡No! De pequeños se venia a casa a bañarse en la piscina, un dia no tenia bañador y ... - Le lancé una mirada furibunda.
- ¿Ya has pensado que le vas a decir a Colin? - dijo riendo mientras cambiaba de tema.
- ¡Ojalá! ¡Estoy echa un manojo de nervios! No tengo ni idea de como voy a comenzar ese tema.
- Diselo y listo- Dijo Grace volviendo a su revista.
- ¡Claro! Oye Colin, feliz aniversario. Oye tenia que decirte algo, dentro de dos semanas me voy a Londres. No te preocupes, quizás me veas en Navidad o en alguna festividad, pero me verás.- Dije simulando una voz estúpida. - Muy aguda Grace.
- No se lo digas al principio de la cita. - Dijo Simon levantando la vista de su teléfono móvil.
- Ni al final - Dijo Grace haciéndolo de su revista y mirando a Simon.
- ¡Me estais poniendo aún mas nerviosa!- Chille.- Voy a elegir la ropa, ya veré sobre la marcha como se lo digo.

Después de casi una hora arreglándome Simon y Grace se fueron y yo me quedé sola con mis nervios.
Miré a mi despertador. Eran las 9:50, Colin estará al llegar.
Cruzé la habitación y me miré por décima vez al espejo.
1111_large
Tumblr_mfu4hf6vfd1r7oge1o1_500_large
427465_334888506605884_172721289_n_large

Conseguimos un buen resultado después de todo. Veia a una chica "Bonita" enfrente de mi, algo que años atrás nunca hubiera conseguido decir. 
Me acerqué aun mas al espejo. Tenía los ojos castaños pero aquella noche parecían negros,supongo que lo heredaría de mi padre; tiene unos ojos treméndamente oscuros, pero los mios son algo más claros por la influencia de los ojos grises de mi madre. Mi pelo es de un color castaño claro, apartentemente rubio, que caía hasta la mitad de mi espalda en unos rizos muy definidos. En este caso, el pelo era completamente obra de mi madre, solo que ella lo llevaba algo más corto y con los años se lo había tintado de diferentes tonos. No llevaba mucho maquillaje, y no por que Grace no hubiera querido maquillarme, sino porque prefería así.
Recuerdos lejanos me venian a la mente. Recuerdos dolorosos de malos tiempos. Recuerdos en los que ni siquiera podia mirarme al espejo.
Un claxon me sacó de esos recuerdos. Bajé las escaleras corriendo como podía con los tacones.
- Que guapa estás. - Dijo una voz muy grave y conocida.
Me giré sobresaltada. Mi padre me miraba desde la cocina con una taza de café en la mano.
- ¿A dónde vas? - dijo con una mirada inquisidora mientras se acercaba a mí.
- A celebrar mi aniversario con Colin. - me coloqué el vestido.
- No me gusta ese chico. - fijó la vista en la ventana del salón, desde la que podía ver los faros del coche de Colin alumbrando la calle.
- Papá, no te gusta ninguno de los chicos que salen conmigo. - digo esbozando una mueca.
- Bueno, pero luego te traerá a casa ¿no? Quiero decir que, después de la cena, cada uno a su casa. 
- ¿Que dices papá? - mis mejillas empezaron a teñirse escarlata.
- Ya sabes, vendrás a dormir, TU SOLA. - Dijo enfatizando las dos últimas palabras.
- ¡PAPÁ! - Chillé. ¿Está diciendo lo que creo que está diciendo?
- No, si yo solo informo. - Se encogió de hombros y volvió a beber un sorbo de su café.
Se oyó el claxon de nuevo.
- Me voy papá. - dije cogiendo mi bolso del perchero de la entrada.
Refunfuñando me acerqué y le dí un beso en la mejilla.
- ¡Adios!
Salí por la puerta y allí me esperaba Colin. Con su traje de etiqueta negro acompañado por una bonita camisa blanca y una corbata del mismo color que el traje. ¡DIOS BENDIGA A LA PERSONA QUE INVENTÓ LOS TRAJES PARA HOMBRES!
El traje resaltaba su piel morena, que iba acompañada con su cabello completamente desaliñado, como a mí me gustaba. Sus ojos color café se marcaba aún más esta noche, haciendo que me quedara con la boca abierta.
- Estás preciosa. - Dijo acercándose a mí.
-No más que tú. ¿Sabes? Me estoy planteando el  obligarte a llevar traje mas a menudo.
Soltó una carcajada mientras me besaba. Sus labios descendieron lentamente hasta mi cuello y se quedaron allí. Explorándolo.
Entonces, unas luces se encendieron en mi casa y una silueta se formó en la ventana.
- Claire, te quiero, pero tengo miedo de tu padre. - dijo mirando por encima de mi hombro la ventana en la que se había encendido la luz.
Ahora fui yo la que solté la carcajada. Me cogió de la mano y me llevó hasta el asiento del copiloto del coche y cerró la puerta.
Me encantaban esos momentos que tenía con él, solo esperaba que esos momentos no se convirtieran en odio dentro de unas pocas horas.
- Bueno. Veamos que tienes preparado para mí esta noche. -Dijo encendiendo el motor del coche.

1 comentario: