¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 9: Llegaste como la lluvia

Pasamos la tarde paseando. Me había contado que había llegado a casa y se había encontrado a Helena y ella le había dicho que solía ir a comer allí. Había venido para quedarse el resto del mes (Que era prácticamente lo que quedaba de verano ya que en Londres a finales de Septiembre ya empezaba a hacer frio.

Pasé un buen verano. Colin conoció a toda la gente que me conocía y yo no podía estar más feliz.
Al final de Septiembre Colin se fue y yo me volqué completamente en mis examenes de inicio de curso y la prueba de nivel. Continuaba trabajando en la librería solo que cambié el turno a por las tardes. Y sin comerlo ni beberlo llegó el otoño. Mi dulce y esperado otoño.

 - Genial, no hace ni 3 semanas de que empezamos el curso y ya estoy hasta el cuello de exámenes. Mas vale que ser medica sea alucinante porque si no...- Dije quejandome para mi misma.
Me dirijía a un restaurante de comida rápida después de terminar las clases; lo último que necesitaba era tener que esperar 2 horas para comer. Después del descanso de la comida debería ir a la librería así que podría aprovechar para estudiar un poco.
El sitio parecia bastante tranquilo. Pedí un sandwich con queso, una ración de patatas y para terminar un chocolate caliente, para entrar en calor y ver si mis pies daban señales de vida.
Fuera caía una tromba de agua por lo que era normal la tranquilidad del local. Además, iba vestida bastante bien para no mojarme:
Pasamos la tarde paseando. Me había contado que había llegado a casa y se había encontrado a Helena y ella le había dicho que solía ir a comer allí. Había venido para quedarse el resto del mes (Que era prácticamente lo que quedaba de verano ya que en Londres a finales de Septiembre ya empezaba a hacer frio.

Pasé un buen verano. Colin conoció a toda la gente que me conocía y yo no podía estar más feliz.
Al final de Septiembre Colin se fue y yo me volqué completamente en mis exámenes de inicio de curso y la prueba de nivel. Continuaba trabajando en la librería solo que cambié el turno a por las tardes. Y sin comerlo ni beberlo llegó el otoño. Mi dulce y esperado otoño.

 - Genial, no hace ni 3 semanas de que empezamos el curso y ya estoy hasta el cuello de exámenes. Mas vale que ser medica sea alucinante porque si no...- Dije quejándome para mi misma.
Me dirijía a un restaurante de comida rápida después de terminar las clases; lo último que necesitaba era tener que esperar dos horas para comer. Después del descanso de la comida debería ir a la librería así que podría aprovechar para estudiar un poco.
El sitio parecia bastante tranquilo. Pedí un sandwich con queso, una ración de patatas y para terminar un té caliente, para entrar en calor y ver si mis pies daban señales de vida. 
Fuera caía una tromba de agua por lo que era normal la tranquilidad del local. Además, iba vestida bastante bien para no mojarme, con unas botas calentitas y enfundada en un buen jersey y leggins.
Tumblr_mea0a1wwmf1qc6azdo1_500_large

603287_219539028181357_1625192900_n_large

Empecé con Biología y me undí en el conjunto de arterias y venas que forman el organismo. Cuando más inmersa estaba alguien se sentó en el sillon de enfrente.
- ¿Ya te habías olvidado de mi?- Preguntó una voz demasiado conocida.
Levanté la vista del libro y lo ví. Vi aquellos preciosos ojos verdes que con esfuerzo había conseguido olvidar.
Él se quedó esperando, tuve que reaccionar para que no me tomara como una loca.
- ¿Cómo iba a olvidarme de ti? - dije en un tono irónico.
Se quedó mirandome, dudando entre preguntar o no.
- ¿Ya sabes quien soy? - dijo mientras se sacudía unas pequeñas migas de pan que tenía en la manga.
Lo sabía. Sabía que sería esa pregunta.
- Por mi parte, me llamo Claire Williams.- Extendí la mano hacia delante. - Encantada, si quieres que sepa quien eres podrías presentarte.
- Está bien- dijo el riendo. Paró de reir y dijo vacilante- Soy Harry Styles, y tambien estoy encantado de conocerte. -Dijo estrechándome la mano.
Volvió a esperar una reacción por mi parte.
- ¡Ya sé quién eres!- Dije tapandome la boca- ¡Eres el que anuncia los yogures para ir al baño!
Él se quedó mirandome, claramente no notaba mi broma.
- Claro que se quien eres.- dije metiéndome una patata frita en la boca. - Sales cada dos dias en la televisión; pero no te creas que me lanzaré a tu cuello al primer intento.- Mentí.
- No me hubiera importado que lo hicieras. - Bromeó.
- ¿Y que hace un chico como tu hablando con el pueblo llano?- Le señalé la silla que tenía enfrente de mí para que se sentara.
- Muy graciosa. - aceptó mi petición y se sentó enfrente mía, dejando apoyada su chaqueta en el respaldo de la silla.
- No, enserio. ¿Puedes salir realmente tan tranquilo por la calle? - dije tomando un pequeño sorbo de mi té.
- Está lloviendo y he venido un poco camuflado. - Se señaló de arriba a bajo.
Iba más o menos igual que el día que lo conocí. Solo que no llevaba puesto un gorro.
- ¿Qué haces?- perguntó mirando mis libros.
- Pues, preparandome para unos cuantos exámenes.- Dije señalando el gran conjunto de folios con cara aburrida.
- ¿Para qué? - cogió el tomo más pequeño y empezó a ojearlo.
- Para medicina.
- Pues suerte. - Soltó el tomo como si quemara o algo por el estilo. - Oye, ¿Eres de por aquí?
Hasta entonces no me había dado cuenta pero llevaba desde el principio de la conversación mirando mi boca y concentrándose en lo que decía.
- Te gusta preguntar ¿Eh? - Él se encojió de hombros- No. Soy de España, me vine a estudiar aquí al comienzo del verano.
- Mentira. - dijo algo sorprendido. - Pareces de algún país del norte.
- ¿Crees que miento?- lo miré extrañada. - Vale que soy bastante pálida de piel como para pasar por Española, pero este verano no he podido tomar nada de sol.
El debía de saberlo, estaba concentrado todo el rato en lo que decía, supongo que no entendería muy bien mi inglés. ¿Por qué sino llevaba todo el rato mirándome la boca?
Me llevé la mano a los labios temiendo tener alguna gota de ketchup o algo. El se dió cuenta y desvió la mirada.
- Si es verdad lo que dices, dime algo en español. - dijo alzando la ceja.
- Vale... *ESPAÑOL* Si hace unos años me hubieran dicho que estaría aquí sentada a tu lado no me lo creería. Si Harry Styles, te conozco desde hace mucho más de lo que tú crees y aunque no entiendas nada de lo que te estoy diciendo esto es una liberación para mi. Tus ojos han estado persiguiéndome durante mucho tiempo y, cuando por fin consigo quitarte de mi cabeza, apareces con tu preciosa sonrisa a recordarme otra vez por qué me gusta tanto ese adorable hoyuelo que tienes en la mejilla izquierda.
¿Que has dicho? - dijo sorprendido. - He oido mi nombre.
- Nada importante, he hablado sobre el resturante y que estoy sentada enfrente tuya.- Mentí otra vez.
- Me encanta como hablas en tu idioma. - dijo quitándome una de mis patatas.
- ¿No has pedido nada de comer? - pregunté terminando lo que quedaba de té en mi taza.
- Estaba comiendo antes de que llegaras. - Dice señalando a una mesa del fondo. - Me iba a ir cuando te he visto.
Miré el reloj.
- ¡Dios! ¿Cómo es esta hora? - Chillé con horror, suelo ser bastante puntual, y claramente llegaba tarde.
- ¿Qué pasa?- dijo el preocupado, a la vez que fruncía el ceño.
Miré fuera del establecimiento. Seguía lloviendo a mares. Solo espero que con la lluvia no mucha gente quiera comprar un libro.
- Tengo que ir a mi trabajo. - Dije recogiendo todas mis cosas. Metí los tomos en mi bandolera y los fluorescentes.
- ¿Ahora?- preguntó mientras se ponía de pié.
- Ahora mismo. - Dejé más dinero del necesario sobre la mesa para poder irme rápidamente. - Llego casi media hora tarde.
- Espera. - se puso su cazadora. - Yo te llevo.
¿Qué? ¿Harry Styles se ofrecía a llevarme al trabajo?
- No... no importa - Dije mientras me ponía mi abrigo.
- Insisto. - colocó sus manos en dirección a la puerta dándome paso.
¿Tenía que ser tan educado en un momento como este? Miré el reloj. Si iba sola, andando bajo la lluvia, tardaría unos veinte minutos en llegar. Tenía que reconocerlo, me facilitaría mucho las cosas que me llevara.
-Además, está lloviendo a cantaros.- dijo con una sonrisa. Él sabía perfectamente que ya había conseguido lo que quería.
- Esta bien. - Farfullé mientras abría la puerta para salir a la calle.
Miré dentro de mi bolso para comprobar que no tenía ninguna llamada de queja de mi jefa, cuando levanté la cabeza vi a Harry abriendo la puerta de un precioso coche. 

Era un Audi A8 negro, al puro estilo deportivo. Tenía la tapicería de color beis claro que daba aún más la sensación de que el coche era realmente caro.
- Vaya. - Dije boquiabierta.
- Entra, ¡te vas a empapar!- Gritó desde el coche.
Justo en el instante anterior a que Harry entrara en el coche pude ver como le afectaba la lluvia. Podía ver sus ojos esmeralda tras sus oscuras y largas pestañas ahora empapadas de agua, su pelo cayendo sobre todo su rostro y dejando caer agua de lluvia lentamente por todo él hasta sus labios. Me parecía estar contemplando un retrato divino de esos que te encuentras en los museos.
Entonces me di cuenta de que estaba parada en medio de la calle, toda empapada y embobada mirando a Harry entrar en el coche. Sacudí la cabeza como para salir de mis ensoñaciones y entré corriendo en el asiento del copiloto.

3 comentarios:

  1. Oh Me Encanta Tu Novela :') Seguila Es Genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy enganchando:) Con todo esto podrías hacer una novela pero en libro! Suerte :)

      Eliminar