¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 15: One Direction


Pasaron los días y no sabía nada de Harry. La última vez que lo había visto me dijo que el grupo tenía que hacer un recorrido por las radios de todo Londres para promocionar el nuevo Álbum y comenzar a dar ideas del siguiente Tour. Llevaba más de una semana sin verlo y sentía una estúpida sensación de enfado. ¿Pero qué te pasa? Me repetía una y otra vez a mí misma, no es su culpa, es su trabajo. ¿Siempre será así? Me preguntaba ¿Y eso que importa? Ni que fueras su madre...

Mi cabeza parecía un programa de cotilleos a dos voces que se contradecían unas a otras.
Hoy era uno de esos pocos días de sol en otoño de Londres. Acababa de terminar con las prácticas de Química y necesitaba un respiro después de que mi nuevo compañero no parara de preguntarme. Bajé a los jardines del campus que estaban colmados de estudiantes que estudiaban aprovechando el sol y otros estudiantes que tenían los libros delante pero que "Estudiaban" a su manera. Los miré... Si, posiblemente la chica estaba estudiando a fondo cada rincón y cada esquina de la boca del otro chico.
Llevaba desde la noche en la que yo y Harry... bueno... digamos que nos conocimos un poco mutuamente, pensando en lo mismo. ¿Qué significaba que éramos? ¿Salíamos? ¿Éramos amigos? Por favor Claire, los amigos no se despiden con un beso en la boca. Además... ¿Por qué iba a darte explicaciones de por qué no podrá verte sino?
Pero si éramos algo más que amigos... ¿Cómo haríamos que lo nuestro funcionara? Ahora él estaba aquí... pero cuando acabaran las lluvias de invierno se iría.
BZZZ BZZZ (Mensaje)
Saqué el móvil del bolso quitándome de la cabeza todos los pensamientos que tenía en ella y miré la pantallita del móvil, había un mensaje de Harry:
¿Quieres venir a conocer a los chicos? :)
Me quedé impactada. ¿A los chicos? ¿Qué chicos? ¿One Direction al completo? Le contesté un "Lo que tú quieras" ya que no sabía realmente si quería conocer a todos los chicos, más que nada porque no sé qué pensarían ellos de mí.
En menos de un minuto Harry ya estaba llamando a mi teléfono.
*Por teléfono*
Harry: Hola - dijo con su ronca voz desde el otro lado del teléfono.
Claire: Hola ¿Por qué no me has llamado desde el principio? - dije divertida y con una tonta sonrisa en la cara.
Harry: Creía que estarías en clase...
Claire: ¿Dónde estás?
Harry: Pues acabamos de terminar con SirusXm y ahora vamos a reunirnos todos para descansar un poco y después comenzar a componer más canciones. Por eso te he llamado,  pensaba que te gustaría conocer a los chicos.
Hice una pequeña pausa para pensar la respuesta.
Claire: ¿Y si no les gusto? - Dije mientras me mordía el labio y me sentaba sobre mis rodillas en el suave césped del campus.
Harry rió desde el otro lado del teléfono.
Harry: ¿Cómo no les vas a gustar? - Sabía perfectamente por el tono de su voz que había alzado la ceja.
Claire: No sé... - comencé a jugar con un manojito de césped.- Pasas tanto tiempo con ellos que parece que me vas a presentar a tus padres.
Harry: No seas tonta, les encantarás.
Claire: Bueno... ¿Cuándo vienes a recogerme?- miré al cielo, hacía bastante sol; uno de los días poco comunes en el Londres otoñal.
Harry: Voy para allá, así que te espero en la puerta. - Oí el ruido del motor de su Audi A8 en todo su esplendor.
Claire: ¿¡Ya!? - Chillé incorporándome.
Harry: ¡Claro! ¡Vamos! No puedo esperar mucho tiempo fuera, vaya que me vea alguien.
C: Ya voy... hasta ahora.
*Fin de la llamada*
Metí todas las cosas en la bandolera lo más rápido que pude, cogí el bolso y el abrigo y corrí hacia la entrada del campus. La gente me miraba raro, en realidad, parecía una mujer que se había puesto de parto. Tenía todas las manos cargadas de cosas, cada 10 pasos tropezaba 3 veces y empezaba a notar como me sonrojaba por el calor y el bochorno. Pero es que el parking del campus era de todo menos tranquilo y no quería que tuviera que estar esperando hasta que alguien lo descubriera.


"Te espero en la puerta" Había dicho... llevaba media hora en la puerta y el señor no se dignaba en aparecer. Varia gente me saludaba al irse a sus casas tras una mañana de clases. La verdad es que la vida de universitaria no estaba nada mal.
Entonces vi acercarse el Audi negro pero no paraba en la puerta, seguía andando lentamente. Vi al conductor que me hacía rápidas señas para que fuera hacia allá. Me acerqué a él y entré corriendo.
- Vaya, ni que fuera esto el coche fantástico...- dije con la respiración entrecortada e intentando colocar todo en su sitio para estar más cómoda.
Lo miré. Parecía un tanto cansado. Podía ver como bajo sus ojos se extendía una manchita púrpura que formaba sus ojeras.
- Hola, ¿Cómo estás hoy? - Dijo en tono cansado. - Siento no haber podido verte antes.
- Yo estoy bien. Pero tu por lo que veo estas agotado...
- He tenido días mejores. He salido a las 6 de la mañana de Manchester y no he parado hasta ahora y así llevo 2 días. - Acompañó la afirmación con un bostezo que me hacía creer en lo que me había dicho.
- Puedo irme a casa si quieres, no querría quitarte tu rato de descanso.
- ¡No! - Dijo algo más espabilado. - Si de todas maneras tengo que ir a grabar, es solo que esto cansa ¿Sabes?
Me quedé callada el resto del camino hasta los estudios de grabación. Harry también era humano. No podía exigirle una sonrisa radiante cada vez que nos viéramos. Llegamos al estudio, bueno al menos eso es lo que me decía Harry porque yo solo veía una masa de cabezas apiñadas una encima de otras.
- Mierda...- dijo intentando ver algo por encima de todas las chicas que había amontonadas a las puertas del estudio.
- ¿Fans? ¿Cómo saben que estáis aquí? - Dije observando el impresionante gentío.
- Son así de maravillosas y estresantes a la vez...
- ¿Y ahora qué hacemos? - dije cogiendo mis cosas para prepararme por si había que correr.
- No puedo dejar que te vean. - frunció el ceño y agarró el volante con una mano mientras cogía el teléfono con la otra.
Extrañamente ese comentario me dolió, no debería pero me dolió.
- Llamaré a Paul. - dijo marcando el teléfono.
Harry habló rápidamente con una voz ronca que procedía del otro lado del teléfono y entonces colgó mirándome.
- Vale este es el plan entro con el coche para distraerlas mientras que tu entras en el estudio. Tendré que firmar un rato así que espérame con los chicos. Sal del coche y entra por aquella puerta de allí. Te estará esperando Paul. - Dijo señalando una pequeña puerta gris situada unos 50 metros desde donde estábamos, lo suficientemente alejada de la masa de chicas como para que pasara desapercibida.


Harry traspasó la puerta del parking y cientos de gritos sonaron a la vez. Sin perder oportunidad corrí hasta la puerta esperando que nadie me viera. La abrí y entré dentro cerrando con un portazo.

Suspiré y me giré de golpe chocando con un cuerpo grande y robusto.
- Ups... perdón. Paul supongo.- Dije contemplando al imponente hombre de metro noventa y unos noventa kilos que se extendía frente a mí.
- Encantado. ¿Dónde está Harry? 
- En el aparcamiento, dijo que vendría más tarde que tenía que firmar- dije con cara de interrogante.
- Está bien, me ha dicho que te lleve con los demás. - Dijo sonriendo como si fuera a presenciar algo divertido.
Maldito Styles. Sabía que estaba nerviosa y encima me dejaba conocerlos sola.
Recorrimos un pasillo lleno de puertas y ventanales de cristal.
- ¿Por qué no hay nadie Paul? - Susurré extrañada mirando todas las salas vacías de grabación. Ni siquiera sabía por qué susurraba.
- Los estudios están vacíos a estas horas. Los únicos que faltan son ellos, pero al ritmo que van... - dijo sacudiendo la cabeza.
- ¿Por qué lo dices?
- Ya lo verás.
Entramos en una gran sala llena de instrumentos musicales tenía ganas de probarlos todos y cada uno, pero cruzamos la habitación sin detenernos y entramos en la siguiente.
Oía voces cantando y otras riéndose. Si, definitivamente allí estaban los chicos.
Al entrar en la habitación parecía haber vuelto al jardín de infancia. Niall reía mientras toqueteaba los botones de reproducción modificándole el tono de voz a los que cantaban, Louis cantaba tranquilamente delante del micrófono mientras Zayn y Liam marcaban unos toques con el balón. Al entrar todos pararon sus tareas y atrajeron su atención hasta mí.
- ¿Quién es Paul? - Dijo Liam dejando el balón a un lado.
- Es Claire, la chica de la que nos habló Harry.- Contestó Paul sin darle más importancia mientras se acercaba a la zona de control.
- Hum... veamos lo que tenemos aquí - Dijo Louis en broma mientras se acercaba. Sus ojos azules grisáceos se posaron en los míos y no volvieron a quitarse. Sentía como la sangre volvía a estar en mi cara.
Unos brazos me agarraron la cintura antes de que pudiera darme cuenta.
- Vamos Lou mantén tus ojos y manos quietas. - Dijo Harry justo detrás de mí.
Aliviada le pellizqué la cadera en señal de agradecimiento.
- Estos son Niall, Liam, Zayn y...- dijo señalando a cada uno.
- Y yo soy Jennifer.- dijo Louis haciendo una sutil reverencia.
- Y este es Louis. - Dijo riendo Harry.
- Encantada. - En realidad conocía todos y cada uno de los nombres, pero no era el momento de decirlo.
- Bueno ya está bien ¿No? Poneos a trabajar que tenéis todavía 8 canciones por delante.- Dijo autoritario Paul mientras tomaba asiento en la zona de mandos echando a Niall hacia el micrófono.
- Si, mamá.- Dijo Niall mientras se colocaba en su posición.
Los chicos entraron en la cabina de grabación colocándose cada uno en su lugar correspondiente.
Harry me guio hasta el sofá más cercano y me dejó ahí, algo más animado.
- Quédate aquí- dijo con cierta diversión en la voz.
 - ¡Cuidado Claire, el chico del pelo rizado a veces se vuelve loco y comienza a hacer bailes raros mientras canta!- Chilló Niall.

Los chicos se pasaron grabando durante 2 horas en las que pude hablar con todos mientras cambiaban de voces y solos. Le dieron tiempo a 3 de las 8 canciones propuestas.
- ¿Habéis terminado ya el disco? - Pregunté en general esperando la respuesta de alguien presente en la sala.
- No, tenemos que crear 2 canciones más y grabar otras cinco. Una de ellas la tenemos a medias pero la otra queremos que sea especial, queremos crearla entera nosotros. - Contestó Liam sentado a mi lado.
Liam era el más tranquilo y sociable de todos pero aun así no paraba de gastar bromas, aun así me transmitía una tranquilidad que solo había conseguido antes de otra persona, Simon. Me recordaba tanto a él, supongo que Liam y yo íbamos a ser buenos amigos.
Giré la cabeza y vi a Louis pegando a Niall con un palo de goma en la cabeza.
Me reí.
- Como en los viejos tiempos.-dije por lo bajo.
- ¿Qué? - Dijo Liam a mi lado extrañado.
- Nada, ¿Siempre son así? - Señalé a Niall y Louis.
- ¡Ja! Hoy están cansados. Imagínate con toda su energía completa. 
Esbocé una mueca de horror en broma y Liam estalló a carcajada.
Me levanté para beber agua cuando tropecé con un cable y me di con el filo de la puerta en las rodillas.
- ¡Ah! ¡Mierda!- Grité en Español. Pese a que llevaba medio año en Londres, muchas palabras me salían solas en mi lengua materna.
Todos se me quedaron mirando.
- ¿Eres Española?- Preguntó Niall acercándose a mí.
- Si, ¿No os lo ha dicho Harry? - lo miré al otro lado de la sala.
- No. Mucho gussto- dijo imitando el español. Las eses le salían un tanto forzadas pero por lo demás parecía que sabía hablarlo bastante bien.
- ¡Sabes español! - sonreí con ganas
- Mi abuela vive en Marbella. Voy cada verano allí desde que era pequeño y algo se pega- dijo sonriendo también.
- ¿Y tu abuela solo te enseñaba palabrotas? -Dije con ironía, "mierda" no era una palabra que mi abuela me enseñaría desde luego.

 - Para nada... - dijo riéndose.

 -  Entonces, ¿has venido a probar al hombre inglés? -Dijo guiñándome un ojo Louis.

 Todos pegaron una carcajada por su ocurrencia y Harry bajó la cabeza fingiéndose avergonzado. Por mi parte mis mejillas se tornaron granate pero me dije que si Louis intentaba jugar conmigo, yo también jugaría con él.
- No estaría mal pero... creo que los morenos latinos tienen mucho más que aportar- Dije sonriendo mientras le guiñaba el ojo.

Las carcajadas volvieron a sonar y Louis me hizo un gesto de aprobación.
-¡¡¡¡UHHHH!!!!- Dijeron todos mirando a Harry que había alzado la ceja.
Se puso por detrás de mí silla y me envolvió con sus brazos.

- Bueno, eso es porque aún no lleva aquí mucho tiempo... y sobre todo porque no me ha conocido del todo aún - Dijo mordiéndome el lóbulo de la oreja.


3 comentarios:

  1. Me Encanta Esta Genial!!! Una Pregunta, Cada Cuanto Subes Capitulos? xD Amo Tu Novela Sigue Asi :'D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues suelo subir los fines de semana y los miercoles ... aunque depende de los examenes y esas cosas :) Muchas GRACCCCIIIIAAASSSS :)

      Eliminar