¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 16: Simon

Acabábamos de salir del estudio después de estar toda la tarde, serían las 10 de la noche cosa así cuando decidimos volver a casa.
- ¿Qué te han parecido los chicos? - Preguntó Harry divertido con su media sonrisa en la cara.
- ¿Lo dices en referencia a cuando Niall le ha puesto la fregona en la cabeza a Paul, cuando Zayn ha metido su trozo de pizza en el vaso de Louis o cuando habeis salido a saludar a las fans con máscaras? - Dije divertida.
Había reído mucho esa tarde, y comprendía por todo por lo que tenía que estar pasando Paul, y me compadecía de él.
- Por todo en general - Dijo sonriendo mientras cambiaba la marcha del coche.
- Pues que son exactamente lo que alguien necesitaría para divertirse.
- Si, las cosas serían mucho mas difíciles sin ellos.
Me quedé callada un rato. Harry parecia un poco agotado ultimamente en lo que respecta al tema de su trabajo así que decidí cambiar de tema.
- ¿Están saliendo con alguien? - A mí me parecía la pregunta más normal del mundo. Eran cinco chicos, a cada cual más guapo, con dinero, y toda una vida por delante. A mí me parecerían 5 pedestales a los que subirse. Pero a Harry pareció extrañarle la pregunta.
- ¿Ya deseas remplazarme? - Dijo alzando una ceja.- Louis, Liam y Zayn si. Louis está con Eleanor desde que empezamos como banda, Liam acaba de empezar a salir con una chica llamada Sophía y Zayn lleva algo de tiempo saliendo con Perrie, no se si la conoces. Niall y yo  somos los únicos que estamos solteros. - Me guiñó el ojo.
- ¿Niall no está con nadie? Me extraña muchisimo.- Era totalmente cierto. Niall era un chico alto, de uno metro ochenta o casi, esbelto y de buena figura. Era rubio, con un marcado acento irlandés y de tez clara. Y sus ojos. Tenía unos ojos tan azules que parecía que estuvieras mirando al cielo. 
Si, me extrañaba completamente que Niall estuviera soltero.
Harry se puso serio mirando a la carretera. No habló en un rato ¿Estaría celoso? ¿Enserio? Pensé en Niall. A lo largo del día no habíamos pasado mucho rato juntos, pero a la hora de la cena habíamos comido uno al lado del otro. Sería ridículo estar celoso ya que habíamos hablado únicamente de lo que me encantaría visitar Irlanda y él me contaba orgulloso todo lo que necesitaba ver si algún día iba a visitar su tierra. Es cierto que había mencionado que sus ojos eran preciosos, pero no eran los ojos de Niall los que traían de cabeza, sino otros ojos mucho más verdes. 
- Harry... ¿Estás bien? -dije viendo como sus nudillos, con unas casi invidibles marcas de la pelea de hace unos días, se volvían blancos por la presión que ejercía en el volante.
- No es nada.-Dijo tajante.


Era miércoles por la mañana. Habían pasado 2 días desde que conocí a los chicos, y sencillamente Harry parecía evitarme. ¿Sería por Niall? Los collares que colgaban a la entrada de la puerta de la librería sonaron y me sacaron de mis ensoñaciones.
- Perdone, querria saber si tienen alguna sección para adultos.- Dijo la silueta esbelta de un hombre con la capucha puesta. No miraba hacia mí, sino que fingía estar centrado en los libros de la estantería de la derecha buscando algo.
No me transmitió mucha confianza.
- Todos los libros que hay aquí son para adultos excepto la sección de libros infantiles del fondo.- Dije volviendo a mis apuntes pero con el rabillo del ojo fijo en ese hombre.
- Me parece que no me ha entendido...- Su voz me sonaba muchísimo, parecía como si estuviera simulando otro tipo de voz, ocultando la verdadera.- Me refiero a libros de entretenimiento adulto. Revistas, o algún libro... digamos "hot".
Me quedé perpleja. ¿Estaba diciendo lo que creo que estaba diciendo?
- ¿Perdone? - sin querer mi voz sonó más aguda de lo normal.
El hombre seguía sin darse la vuelta y yo cada vez me impacientaba más.
- No tenemos ninguna sección de ese tipo. Si no quiere nada más...
El hombre se dio la vuelta. Subí lentamente los ojos desde las piernas fuertes y delgadas cubiertas por vaqueros gastados, por el vientre plano y el pecho formado y vi una sonrisa demasiado familiar.
- Entonces... ¿Me puede explicar, señorita, qué clase de librería es esta? La hoja de reclamaciones - Dijeron unos ojos azules ocultos por unas gafas.
388640_10150435323104161_833980448_n_large
- ¡¡Simon!! - Chillé mientras cruzaba el mostrador y me abalanzaba hacia él.
Pegé un salto y le dí el abrazo más fuerte que pude. Él, por su parte, me envolvió en sus brazos y me besó la frente, después apartó mi cabeza cuidadosamente.
- Estoy muy enfadado contigo... ¿Si yo no vengo a verte tú no te dignas en venir o qué?
- Lo siento hasta invierno no puedo volver.- Ví cómo colocaba sus gafas de nuevo en la posición normal y hacía el movimiento de ojos tan característico que tenía. - Dios, no te puedes imaginar lo que te he echado de menos. - Dije besuqueandole la cara.
Simon había sido mi mejor amigo desde los 3 años. Luego, a los 10 conocimos a Grace. Pero Simon había sido, es y siempre será como mi hermano.
Lo volví a abrazar y apoyé la cabeza en su hombro, que tantas veces me había consolado.
- ¿Y Grace? - me levanté un poco para poder mirarlo a la cara.
- Se ha tenido que quedar en casa. Sus padres se han ido de viaje y tiene que cuidar a Christopher. - Christopher era el hermano pequeño de Grace.
- Una pena, me hubiera encantado verla.
- Imagínate a ella. No sabes cómo se puso cuando supo que no podría venir. Parecía una de esas gatas en celo. 
- Simon, pareces un adolescente de 13 años. ¿Siempre piensas en lo mismo? - le pegué un pequeño golpe en la barriga.
- Si, constantemente.
Solté una carcajada.

Acabé mi turno con Simon como "ayudante", si con ayudante nos referimos a que pasó todo el rato buscando títulos de libros conocidos, rebuscando entre mis apuntes de la universidad y tumbado en el suelo leyendo algún libro. Simon sabía hablar inglés perfectamente, pero él prefería estudiar en España. Cuando terminó mi turno, volvimos a casa en metro.
- ¿Se lo has dicho ya a Grace? - comencé una conversación que llevaba mucho tiempo queriendo tener con él.
- ¿El qué? - dijo levantando la vista del suelo. Llevaba la misma posición de siempre. Hombros alzados, manos metidas en los bolsillos de sus vaqueros y sus zapatillas rozando ligeramente el suelo.
- Vamos, Simon. - Le animé.
- ¿Qué pasa? -Dijo sonrojándose por mi tono de voz.
- ¿Pues que estás enamorado de ella? Simon, ya es hora.
- Yo no estoy enamorado de ella. - Dijo mirándome con una sonrisa de incredulidad pero al ver mi cara sacó las manos de sus bolsillos y se encogió de hombros.- ¿Y que quieres que le diga Claire? "Hola Grace, se que llevo siendo tu amigo desde hace mas de 10 años pero... que sepas que te quiero.Si, yo, Simon Douglas, el chico que te tiró el hormiguero a la cabeza el día de la graduación de primaria." - acabó la dedicatoria con una pequeña reverencia.
Solté una carcajada.
- Simon, no creo que... - no pude terminar la frase.
- Claire, no quiero estropear nuestra amistad. Ella no muestra signo alguno de enamoramiento.
- Pues yo si que se los veo.
- Además. Mirame...- dijo señalandose por todo el cuerpo de una forma algo exagerada. Todos sus movimientos en general eran de lo más exagerados. - ... soy un desastre.
Lo miré. Desde luego, era algo desastre. Recuerdo que de niños, sus padres tuvieron que llevarlo a varios deportes porque era un poco hiperactivo y hoy en día seguía siéndolo. Pero no era eso lo que de verdad importaba; muchas chicas quedarían decepcionadas cuando Simon consiguiera declararse a Grace. Yo siempre lo había visto como un amigo, pero un día que fuimos a la piscina y Simon se quitó la camiseta para ir a bañarse, se me acercaron 6 chicas de 2 cursos inferiores a preguntarme. "¿Es ese tu amigo? ¿Sabes si está saliendo con alguien?" Puede que Simon no lo notara pero era mas que atractivo.
Sacudí la cabeza y saqué las llaves del bolso. Entramos en casa y vi la nota de  Helena diciendo:
"Voy a casa de Rose. Me ha dicho que Carl quiere verme, ¿quién sabe? ¡Quizás es el momento que estaba esperando! Deséame suerte. Helena xx"
- Helena... - Dije meneando la cabeza.
- ¿Es tu compañera? - dijo Simon leyendo la nota.
- Si, no me sorprendería para nada que también tuviera algo de hiperactividad como tú.-Metí la mano en el bolso para sacar el movil ya que me parecía raro que no me hubiera llamado en vez de escribirme el mensaje.
- Oh no. - Busqué con más ganas por todo el bolso.
- ¿Que pasa? - Simon dejó la nota a un lado y se acercó extrañado.
- No encuentro el móvil. Se me ha debido de caer en algún momento- dije mirando por todo el suelo.
- ¿Estás segura? - Dijo Simon mirando el bolso- Mi madre tiene bolsos estilo Mary Popins y te digo yo que ahí es imposible encontrar lo que quieres.
Me giré para mirarlo con mala cara pero lo ví meter la cabeza en el bolso fingiendo que cabía por él.
No pude evitarlo, solté una carcajada. Simon había sido siempre igual, creo que no había nadie en el mundo que se tomara la vida con tanta tranquilidad como Simon. Por eso me encantaba estar con él. Éramos esa clase de amigos que pasaban todas y cada una de las tardes juntos.
- Eres unico Simon. - Dije sacudiéndo la cabeza. - Pero estoy segura de que se me ha caido. Además, ¡ no se te ocurra compararme esta preciosidad de bolso con el de tu madre!- Dije pegándole un manotazo suave en la cabeza.
- ¡Au! Bueno... ¿ya te ha entrado la mala uva inglesa? - Hice ademán de volver a darle- ¡ESTA BIEN! Puf... que sensible. En todo caso si se te ha caido será en la puerta de casa.
- ¡Tienes razón! Ven...- dije cogiendolo de la mano para ir al jardín.
Salimos y comencé a buscarlo. Mientras que yo estaba agachada buscando mi móvil, Simon estaba erguido y de pié sin fingir siquiera que estaba ayudándome.
- No vayas a ayudarme, vaya que te de artritis.- le dije desde el suelo.
- Es que la vista de tu culo es demasiado bonita desde aquí.- Soltó como si nada.
-  ¡Simon! - Me quedé plantada en el sitio justo antes de lanzarme a por él, que esquivó todos mis golpes.
- ¡Ah! ¡Era broma! - Dijo riendo- Espera que te ayudo.
- Puff... de este finde no pasa el cortar el cesped. - Dije- ¿Por cierto como vas con tu grupo?
- Ahí va... Ya sabes Pablo no para de cambiar el nombre pero ha habido avances.
- ¿Ah sí? ¿Cuales? - Dije mirándolo con la ceja alzada sentada en la hierba.
- ¡Sabes que cuando me miras con esa cara me recuerda a cuando mi madre me iba a castigar? - Dijo fingiendo tener un escalofrío - Bueno, como primero, el nombre del grupo ya va por "Los Yanquis Sin Cabeza".
No pude reprimir una carcajada.
- ¡Eh! No te rias. Es un nombre creativo que le da glamour al grupo. - Dijo cambiando de posición para buscar mejor.- Y segundo dentro de un mes tocamos en la boda de la tia de Pablo.
- ¿La tia de Pablo se casa?
- Si. Por eso decimos que será un acontecimiento histórico.
Pensé en la tia de Pablo... Si, desde luego sería histórico.
- ¡Lo encontré!- Chilló Simon alzando mi móvil como si fuera un trofeo.
- ¡Genial! Damelo. - Alcé los brazos para cogerlo pero no llegaba, Simon era mucho más alto que yo.
- Ejem... ¿qué se dice? Tus modales dejan mucho que desear. Además, tengo que ver  un poco tus asuntos...¡Llevo tres meses sin cotillearte el móvil!¡Demasiado tiempo para mí.
Hizo un gran gesto con la mano intentando esquivarme y se le calló su móvil al suelo. Corrí para cogerlo.
-¿Un trueque? - Dije señalando el movil.
Simon se había puesto palido.
- Dámelo. - Dijo tendiendome el mio sin pensarlo.
- ¿Qué pasa?- Dije tocando la pantalla.
Tumblr_minm4omnvd1rclfavo1_400_large
Grace salió en la pantalla brillando como una super modelo. Llevaba una bonita blusa rosa y todo su pelo volaba hacia atrás por el viento. Ella se reía y apartaba un poco el pelo de su cara. Supongo que la foto fue tomada sin que ella se diera cuenta.
- ¿Tienes la foto de Grace de fondo de pantalla? - Dije sonriendo.
- Dame el movil. - Las mejillas de Simon se habían vuelto color escarlata. Eso no era algo muy común de ver, que digamos.
- ¡Ja! y luego dices que no te gusta. ¿Cuantas fotos tienes de ella, Simon? Dejame ver. - Dije fingiendo cotillear su movil.
Entonces unos brazos me rodearon la cintura y me levantaron en el aire.
- ¡Simon!¡Bajame ahora mismo! - Grité de horror cuando ví que estaba a casi dos metros del suelo.
- Dame el movil.
Se lo dí sin dudarlo y él lo agarró al instante.
- Ahora bajame.
- Sufre un poco anda- dijo mientras me colocaba en su hombro.
- ¡SIMON DUGLAS! ¡BAJAME AHORA MISMO!- Intenté cerrar los ojos para no ver que estaba colgando boca abajo.
- ¿Que pasa Claire temes que la gente se fije en tu orondo culo? - por el tono de su voz supe que se lo estaba pasándo en grande.
- ¡SIMON!
- Tranquila yo lo tapo.- Dijo mientras movía la mano para ponerla delante de mi trasero sin llegar a tocarlo.
- ¡Para o chillo y todo el mundo creerá que estás violándome o algo por el estilo! - Dije riéndome.
Una voz totalmente fuera de la conversación sonó a mi espalda.
- ¿Claire?
Simon se quedó parado entonces giró  sobre sus talones para ver quien era.
- Simon sueltame.- susurré para que solo él pudiera oirme.
Simon  me bajó tranquilamente soltando una carcajada, me recoloqué el pelo y me dispuse a ver quien era.
- ¡HARRY! - Chille de horror al mismo tiempo que notaba como toda la sangre de mi cuerpo se concentraba en mis mejillas.
El todopoderoso Harry Styles miraba furibundo desde la entrada de la puerta con los brazos estirados en forma de puños y con la cara enfadada. Si antes dudaba si estaba celoso de Niall ahora estaba segura de que estaría echandole un maleficio a toda la familia de Simon. Y con razón.
- Venía a darte una sorpresa, pero ya veo que estás ocupada. -Dijo girándose para irse por la pequeña puerta que daba a la calle.
- Harry espera.- dije corriendo hacia él.- ¡Simon es solo un amigo!
- ¿Un amigo Claire? Si te estaba manoseando.- dijo escupiendolo por la boca mientras miraba a Simon con cara de muy pocos amigos.
- ¡Es verdad! Somos amigos desde niños, ¡Es mi mejor amigo! - dije señalándolo.
Simon se acercó lentamente sin interrumpirnos.
- Ya veo lo mucho que hablas de mí. Este chico no me conoce de nada, ya veo lo que te importo. - Dijo Simon bromeando.
Harry se dió la vuelta para encararlo.¡Caray! Si que tenía carácter este chico. Le puse la mano en el pecho para pararlo.
- Un momento.-Dijo Simon quedándose con la cara pensativa.- Claire ¿este no es el chico de tus posters?
Me quedé mirándole palideciéndo y diciendole que no con la cabeza. Por suerte parecía que Harry no se había enterado.
- ¡Sí! Es ese chico por el que estabas colada durante toda secundaria. Es... ¿como se llamaba? ¿Gery?... ¿Terrry?... ¿Harry?- Hizo una pausa para volver a decir el nombre.-  Ha-¡¡¡AH!!!!
Chilló cuando recibió mi pisotón.
- Simon. ¿Nunca te han dicho que callado estás mas guapo? - Le dije en Español.
Simon estaba en blanco.
Harry me miraba claramente enojado. Y yo solté un suspiro.
- Anda, entremos dentro, por favor.- Dije empujándoles a los dos.

3 comentarios:

  1. :o Pero Que Lindo Que Es Simon :D Jajaja Metío La Pata, Pobre Clarie xD Siguela Es Genial :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enserio cielo eres un encanto... que comentes todos mis caps es una delicia enserio no sabes cuanto te lo agradezco. G-R-A-C-I-A-S

      Eliminar
  2. De Nada Reina Te Lo Mereces adoro Como Escribes! :')

    ResponderEliminar