¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 18: Friends.

Bajé de nuevo a la planta baja después de haber ido al baño. Había visto como Helena había bajado refunfuñándo y había salido al jardín. Cuando llegué a la cocina llené un buen vaso de agua y fui hasta el salón bebiendo.
Allí encontré una imagen que me llenó de alegria el corazón. Mi mejor amigo y el chico del que estaba enamorada estaban riendo juntos en el salón. Harry se tocaba y tiraba de los labios nervioso mirando fijamente a la pantalla y Simon estaba subido en el espaldal del sofá agarrando con fuerza un cojín, también mirando a la pantalla como si le fuera la vida en ello. Aún estaba cruzando el salón cuando Simon pegó un salto enorme del sofá tropezando con casi todo lo que tenía por delante.
- ¡¡¡¡¡¡SIIIIIIIII!!!!!!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ YUUUUUUJJJUUUUUUUU!!!!!!! - Chilló dando saltos como un niño de 6 años por todo el salón.
Harry se tumbó sobre el sofá tapandose la cara con el cojín que Simon había dejado y maldecía por dentro. Simon seguía chillando y saltando por todo el salón; cuando me vió se acercó a mí y me alzó en brazos dando vueltas de forma que casi me tira el vaso de agua. Sin decirme nada me depositó de nuevo en el suelo y corrió hacia Harry.
- ¿Qué inglesito? ¿Te arrepientes de haber juzgado a un equipo español? ¡1 mundial chico! - Simon se encontraba delante de Harry dandole las espaldas al televisor a través del cual se veían cientos de espectadores chillando con banderas españolas.
- ¡Es imposible! ¿Quien puede meter ese gol? - jadeó Harry colocándose algunos rizos hacia atrás.
- Facil. Los españoles tenemos un pequeño golpe con el empeine que deja a los ingleses con la boca abierta.- Dijo Simon fingiendo tirar a portería.- ¿Ves? Más o menos con esa cara de tonto.
Harry no se dió cuenta que la patada que había dado Simon lanzaba una pelota de papel malamente hasta que esta le dio en la cara.
- ¡SIMON! - Chilló levantándose y tirando al mismo en el sofá.
- ¡Claire controla a tu hombre! - Simon lanzaba patadas al aire mientras chillaba.
Suspiré mientras reía. Parecían dos niños de parvulario.
- ¡Ahhh! Simon, Simon, ¡¡¡SIMON!!! - Dijo con cara de dolor- ¡CUIDADO CON MI........!
- ¿Con tú...? - Simon miró hacia abajo. Su rodilla estaba apoyada sobre la entrepierna de Harry- ¡OH! Lo siento.
Se fue a levantar pero para hacerlo no tubo mas remedio que apoyar la rodilla.
- SIMON JODER MIS HUEVOS. - Dijo Harry agarrándose la entrepierna.
Simon reía al ver a Harry retorciendose en el sofá. Yo no pude contener la risa y se me fue el agua que estaba bebiendo por el otro lado. Me puse a toser.
Los chicos se percataron de mi presencia y se dirigieron hacia mí. Simon me dió unas palmaditas en la espalda y segundos después Harry venía haciendo estiramiendos de piernas con cara dolorida.
- ¿Estás bien?- Dijo con voz ronca y haciendo una mueca con la cara.
Me reí.
- Debería de preguntartelo yo a tí. ¿Tienes que ser siempre tan bruto Simon? - le dí un pequeño codazo en el estómago.
- Tu amigo me va a dejar estéril. Y yo quiero mini Claires. - Dijo guiñando un ojo.
Estaba cogiendo la costumbre de guiñar el ojo y no se daba cuenta de que esa costumbre era mala para mi corazón, se desbocaba.
Al escuchar esas palabras me vino a la mente la imagen de una niñita y un niñito sonriendo con unos ojos verdes y el pelo rizado; no ayudó nada a que se controlara mi corazón.
Harry me miró como si hubiera adivinado mi pensamiento y sonrió agachando la cabeza.
Simon iba a hacer una de sus intervenciones cuando Helena entró en el salón y se sentó con fuerza en el sofá suspirando y con la cara ligeramente roja.
¿Helena? ¿Avergonzada? ¡Já! No puede ser ¿Quién la habría puesto así? Helena no era para nada una de esas chicas que dejaban reflejar lo que sentían, de hecho, nunca la había visto ruborizarse.
- ¡Haz el favor de decirle a tu amiguito que no se traiga amigos a estas horas de la noche! - Dijo enfadada hablandome a mí pero dirigiendose a Harry.
- Pero ¿qué ha pasado por que estas...?- No terminé de hablar cuando Niall entró por la puerta con una sonrisa de oreja a oreja.
- Buenas noches. - Dijo Niall mirando a todos los presentes en la sala. Centró su atención en Harry y finjió estar enfadado - ¡Y tú, señorito! ¿Te parece bien tenerme a estas horas dando vueltas para recogerte? Si ya has terminado de ligar haz el favor de darle un beso a tu amiga... ¡EN LA MEJILLA! y coge tu mochila que nos vamos a casa. Mañana tenemos un dia muy atareado.
No pude evitar reirme. El tono de risa de Niall se notó demasiado y su forma de actuar como un padre con Harry era muy divertida.
Niall era así. Contajiaba su alegria a todas las personas que se encontraran en la habitación, a todas menos a Helena. Que finjía indiferencia, aunque la había visto soltar una pequeña risita. Entonces me dí cuenta.
- ¿Qué ha pasado ahí fuera? - Dije subiendo una ceja y sonriendo.
Harry se me quedó mirando, parece que no notaba nada de lo que estaba pasando entre ellos dos.
- ¡NADA! - Dijo Helena muy roja y levantándose.
Yo estaba muy sorprendida, me cruzé de brazos y me mordí el labio mientras observaba como Helena se dirigía hacia las escaleras. Niall se acercó al descansillo detrás de ella, pero no alcancé a ver qué pasaba.
- ¡Buenas noches mi princesa Isolda! - Dijo Niall haciendo una pequeña reverencia desde la parte baja de las escaleras.
Helena subía las escaleras deprisa y como estaba de espaldas nadie se percató de la enorme sonrisa que le surcó el rostro cuando oyó aquella despedida.
( NOTA: La pincesa Isolda es una princesa Irlandesa conocida como "Isolda la Bella" por lo que Niall la  llamó "Buenas noches mi princesa Irlandesa" o "Buenas noches mi bella Irlandesa", Para las que no lo sabían)
Con el momento entre Niall y Helena no me había dado cuenta de que Harry se había colocado detrás de mí y había vuelto a enroscar sus brazos al rededor de mi cintura.
- ¿Sabes que eso que acabas de hacer es una de las cosas que aparecen en la lista de rasgos que encuentro irresistibles? - Dijo en mi oido. Su voz cuando me hablaba a mí únicamente, era profunda, lenta y terríblemente excitante.
- ¿El qué? - conseguí decir suspirando.
- El alzar la ceja, el morderte el labio... - dijo mientras me daba un pequeño beso, casi tan suave como un suspiro en el cuello- ... y esa pequeña arruguita o hoyuelo que te sale en la barbilla cuando sonríes es mi perdición.
Maldito sea ese chico. Casi no sabía ni donde me encontraba.
- Ejem - Carcajeó Niall divertido. - He dicho un beso en la mejilla.
- ¡Cállate Horan! - Siseó Harry en mi oreja.
¿Donde estaba el Harry vergonzoso que no quería que nadie supiera lo nuestro? ¿Sabeis qué? No tenía ni idea de donde estaba pero me gustaba el nuevo Harry. Mejor dicho, me encantaba.
- No, si yo lo digo por decir... - Dijo este mientras se alejaba hacia la puerta.
Harry suspiró.
- Me encantaría poder pasar más tiempo contigo. - Se quedó un rato mirando a un punto lejano y después siguió.- Tengo una idea. Te llamo mañana en cuanto confirme unas cosas ¿vale?
Entusiasmado me dió un beso ligero en los labios y cogió su chaqueta para ponérsela.
- Claire... ¿todavía estás con el vaso en la mano? - Preguntó Simon.
Llevaba casi 15 min con el vaso medio lleno en la mano. La boca se me había quedado seca por culpa de Harry y me lo bebí de un sorbo.
- ¡Wow!- Dijo Harry riéndose ya que sabía la causa de mi sed.
- No te sorprendas muchacho. Donde la ves, esta chica de menos de metro sesenta y cuatro tiene más sed que ninguna persona humana que haya visto jamás. Y también la vejiga más pequeña que nadie ha tenido nunca. Prueba a irte de excursión con ella toda la mañana y perderás la cuenta de los restaurantes a los que has entrado para que la señora tenga que... hacer aguas.
- Calla ya Simon sabes que no es cierto. -Dije pero la verdad era que ya tenía ganas de ir al baño.
- ¿Ves? Seguro que ya necesita ir al baño.
¡Joder! ¿Por qué me conoce tan bien?
Harry se rió y salió por la puerta. Me acerqué corriendo, le dí un pequeño beso en los labios. Antes de dejarlo marchar le subí la cremallera de la cazadora.
- Abrigate muy bien. ¡Harán menos 2 grados fuera!- Dije notando la corriente de frío que venía de afuera.
Harry me abrazó y me dió un beso en la frente.
- Descansa amor.- bajó las escaleras de la pueta y cerró la verja. Cuando lo hizo me miró moviendo las piernas como un pato y abrazándose el torso haciendome ver que tenía razón respecto a que hacía mucho frio. Saludé a Niall con la mano y me devolvió una sonrisa que quitaba el aliento.


- Las ocho y media de la manaña... ¿QUE AVIÓN SALE A LAS OCHO Y MEDIA DE LA MAÑANA? -Dijo Simon bajando las escaleras con el pelo levantado hacia arriba por haber estado durmiendo. 
Bostezó mientras se acercaba a mí y me dió un abrazo de buenos días.
- Simon, lavate los dientes.-Le dije de broma mientras sacudía mi mano delante de mi nariz.
- ¿Disculpe? ¿Ves esto? -Dijo mostrándome su perfecta dentadura- Colgate estubo apunto de darme el premio a la dentadura más cuidada del año, pero llegó el tipo de Binaca, ese que sale patinando en un lago con su sonrisa de blanco glacial y me robó el puesto.
Estallé en risas.
- No olvides que tuvistes que llevar aparato durante dos años.-dije secandome las lagrimas y recordando al Simon de trece años con la cara llena de espinillas y los brackets puestos. Aún así era atractivo.
- Malos tiempos nada más.- dijo en un bostezo. Cuando miraba a un punto alejado de la habitación se quedó parado. - ¡Claire!
El grito que pegó hizo que el café se me saliera de la taza.
- ¡Simon! ¿No ves que aún estoy dormida? ¡No me des esos sustos! ¿Qué pasa? - Dije mientras limpiaba unas gotas de café que habían caído en la encimera.
- ¡Claire son las seis de la mañana!
- ¿Qué hora te creias que era? -Dije bostezando y dandole la vuelta a las tostadas que gracias a la intrusión de Simon se encontraban algo quemadas.
- ¡Claire, no me he despertado más temprano en mi vida! -Dijo mirando pasmado el raloj. - Pues, si me disculpas, voy a hacer honor al nombre que mi madre me puso. Buenas noches. - Se aproximó lentamente hacia el sofá y se dejó caer en él.
Me dirijí hacia él y me senté en su estómago.
- ¡Simon levanta!
- ¡Claire! ¡Pedazo de bruta! ¡Levantate! - Dijo con la voz algo más grave por el peso que había en su estómago.
- No hasta que me ayudes con el desayuno, y ¿qué es eso de "hacer honor al nombre que me puso mi madre"?
- Simon proviene del griego "Seimon" que era un nombre que recibían los perezosos en aquella región. Por lo que mi origen es perezoso.
- ¿Que dices? - Dije haciendo una mueca.
- ¿No me crees? - Dijo sonriendo.
- Pues no lo se.- Entonces me acordé.- ¡En Grecia no hay perezosos!- Chillé riendo y pegandole en  el pecho.
- ¡AH!¡Vale, vale! ¡Fallo técnico! - Dijo riéndose. Yo pegué un saltito en su barriga - ¡Ah! ¡Ya vale Claire! ¡Quiero tener hijos en un futuro! - Entonces recordó - ¿Esto no será una venganza por lo que ayer le hice a Harry no? No era mi intención, estoy seguro de que su... aparato reproductor seguirá funcionando estupendamente.
Continué pegandole y riendo. Entonces me senté de forma que pudiera mirarlo.
- Te voy a echar de menos Simon. - Dije conforme notaba que los ojos se humedecían cada vez más y más.
- Y yo a tí, Claire.- Dijo atralléndome a su pecho y rodeándome con sus brazos. Echaba tanto de menos a Simon aquí a mi lado. Me encantaría que estuviera aquí conmigo. Cerré los ojos y disfruté de su olor característico y de su calor.
Nos quedemos un rato así. Sabiendo que sería la ultima vez que nos veríamos en unos meses.
- ¿No huele a quemado? - Dijo haciendo una mueca y alzando un poco la cabeza.
- ¡Las tostadas! - me levanté del sofá corriendo y tropezando con todos los cojines que Simon había arrojado al suelo.
- No pienso dejar que me vuelvas a preparar el desayuno. - Dijo levantándose muy lentamente.
Al hacerlo, recibió un cojinazo en la cara con todo mi cariño.

Tres horas más tarde, veía el avión en el que se iba mi mejor amigo por las ventanas de la sala de espera. No creo que llegara a saber cúanto me había ayudado la visita que me había hecho.
Rebusqué pañuelos en mi bolso para limpiar las pocas lágrimas que caían por mi rostro. Mientras rebuscaba, mis manos se toparon con un pequeño trozo de papel doblado. Lo saqué del bolso para desdoblarlo y pude ver la letra irregular de Simon.
      ~ No te olvides esta vez de mi y ven a visitarme en Navidad. Que sepas que aquello no es lo mismo sin tí. Te echaré de menos Claire. Simon.
           PD: Cogí las ultimas galletas de la despensa. Se que eran tus favoritas pero no pude resistirme.~

3 comentarios:

  1. Oww♥ Simon Es Mas Tierno :'3 Y Harry Es Un Amor *-* Me Encanto Este Capitulo! Segui Asi GENIA!!! Besos :3

    ResponderEliminar
  2. Es ideal quiero momento Helena y Niall !!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja Tranquilas, tranquilas!! Esta historia es de Claire y Harry pero tambien tendrá momentos de Helena y Niall... too a su tiempo :)

    ResponderEliminar