¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 20: Nightmare

Harry seguía postrado delante de mí recorriéndome con la mirada con esa irresistible sonrisa en la cara.
- Te queda realmente bien. - Dijo acercándose a mí sin apartar ni un segundo sus ojos de los míos.
- Si, claro. Harry, llevo una sudadera grande y un pantalon. - solté un bufido de incredulidad mientras me tiraba hacia abajo de la sudadera.
- Llevaba tiempo sin ponerme esa sudadera. Te queda muy bien enserio. - Dijo mientras me pasaba la mano por la cintura. Iba a colocar su segunda mano tambien cuando se apartó un poco para volver a mirarme. Sonrió satisfecho y me acercó a él. - En realidad me parece muy sexy que lleves mi ropa.
Sus labios rozaron los mios. Fue un simple roce, lo bastante para sentir esa especie de corriente que sentía siempre que me tocaba.
- Muy sexy. -Dijo con voz ronca.
Entonces una corriente atrajo mi cabeza a la suya como un imán. El beso se hizo más intenso.
Para qué negarlo, Harry besaba condenadamente bien.
Al separar sus labios de los mios para respirar soltó un pequeño suspiro y me acercó más a él. Me encantaba ver el efecto que tenían mis besos sobre él. Alejó unos milímetros sus labios únicamente para acercar su lengua a mi labio inferior y pasarla delicadamente por encima justo antes de tomarlo entre sus labios. En ese momento, todas mis fuerzas descendieron hasta el suelo de la primera planta. Alzé los brazos y los coloqué alrededor de su cuello mientras mis manos se llenaban de sus frondosos rizos y los acariciaban. Me encantaba sentir como su pelo se deshacía entre mis dedos.
Harry, por el contrario, fue descendiendo las manos hasta mi cadera y pasó suavemente sus palmas por encima de mi trasero que estaba firmemente tapado por parte de la sudadera y las mallas. Aún así noté como dejaba un rastro de calor allí donde sus manos pasaban.
Bajó la cabeza hasta mi cuello y ascendió lentamente hasta la oreja, dejando una delicada hilera de besos en su trayecto. Me dió un suave beso en el lóbulo justo antes de susurrarme al oido:
- ¿Preparada para ver la película? - Su voz era cada vez más ronca y sonaba entrecortada.
Me quedé perpleja. Notaba como mis labios estaban algo hinchados y el pelo algo revuelto. Mis manos bajaron lentamente y se esforzaron por colocar mi ropa y mi pelo en su sitio. Suspiré y lancé un intento de afirmación.
- A- ajá... - fue lo único que conseguí decir.
Harry rió.
Maldito inglés.
Me cogió la mano y me guió hasta el sofá. Yo todavía estaba en la luna.
Me empujó suavemente para que me sentara en el sofá mientras el se alejaba hacia el televisor.
- Bien. Tenemos...Desde las carteleras más importantes de 100 paises, una comedia dramática. - Dijo enseñando una pequeña cajetita de CD.-  Y desde las carteleras de los mismos, una película de terror. - Colocó otra prácticamente igual en su otra mano. - Choose one. -Dijo esto último marcando su acento británico.
- No sé. - ¿COMO PRETENDE QUE ELIJA UNA PELÍCULA EN EL ESTADO EN EL QUE ME HA DEJADO?- La que no hayas visto. ¿Has visto alguna?
- La comedia ya la he visto. -Dijo sonriendo, parecía un niño pequeño que se traía algo entre manos.
¿Por qué sonreia?
- Pues la otra.- Dije entrecerrando los ojos intentando averiguar que le parecía tan divertido.
- Perfecto porque no puedo ver ninguna pelicula de terror si luego no duermo acompañado- Dijo guiñándome el ojo.
Este muchacho era un chico listo.
Harry se agachó para poner el DVD y yo, simplemente agradecí a dios que hubiera traido al mundo al hombre o mujer que inventó los pantalones de deporte masculinos. Los pantalones le quedaban bastante anchos, como es normal; pero al agacharse, la zona del trasero quedaba firmemente marcada a través de ellos.
Realmente, hay muchas prendas masculinas por las que me encantaría dar las gracias.
- Bueno. Esto ya está, ¿estás segura que no quieres cambiar de opinión? Estoy a punto de darle al Pla... - Harry giró la cabeza sin incorporarse y me pilló en plena expedición de su zona trasera.- Play. ¿Te gusta la vista?- Se mordió el labio divertido. - Tranquila cariño. Tenemos toda una noche juntos.


- ¡AHHH! - Chillé dejando caer unas cuantas palomitas por el sofá. - Lo siento. ¡Es que es todo el rato así! Esta pelicula no da miedo, pretende matarme a sustos.
- Claire, es la tercera vez. - Dijo frunciendo el ceño. - A este paso no pruebo las palomitas.
La protagonista de la película, una joven que más bien parecía una modelo, entra en un callejón oscuro en el que resulta no haber ni el más mínimo rastro de existencia humana.
- ¿Ves? No. Entres. Ahí. - Dije tapándome con la manta hasta que me llegó a la altura de la barbilla.
De la nada surgió el personaje malvado de la película que se escurría lentamente detrás de la chica y sin inmutarse, arrastró a la joven hasta la oscuridad.
Yo volví a asustarme.
- Se lo dije. SE LO DIJE. - Metí la cabeza en el hombro de Harry intentando no mirar lo que podía pasar acontinuación.
Y para mi asombro, empezaron a salir los créditos de la película.
- ¿Ya está? -Dije asombrada incorporándome y mirando a Harry.
- Si. Dije que salió en la cartelera de 100 paises no que la gente fuera a verla en ellos. - Dijo sonriendo.
Se levantó a apagar la televisión y encender la luz.
- Que sepas, Claire, que eres la peor persona con la que se puede ver una película. - Dijo sonriendo a la vez que se cruzaba de brazos y se colocaba frente a mí.
- ¿Yo? ¿Por qué? - alcé una ceja en señal de confusión.
- "¡NO! ¡No entres ahí!" Comentas todas y cada una de las partes de una película.- Soltóo una risita.
- Tu me invitaste. Acarrea con las consecuencias.
Me levanté a beber un vaso de agua mientras Harry corría la cortina para ver como iba la tormenta.
- Buena noche para ver una película de miedo. - Oí su voz desde la otra punta de la habitación.
- ¿Sigue lloviendo? - tomé un sorbo de agua a la espera de la respuesta.
Tumblr_ml6qrjbxfi1s30awdo1_500_large
- ¿Que si sigue? Escucha. - dijo tras un silencio.
Me quedé callada mirando al suelo justo después de colocar el vaso en la encimera cuando un rayo sonó en toda la habitación.
- WOW. -Dije mirando a Harry con cara de asombro al llegar a su lado.
- Y tú te querías ir a casa.
- ¿Qué hora es?
- Las 1 y media de la mañana. - Dijo mirando su reloj.
- Puff... - Suspiré.
Me acerqué a mirar por la ventana mientras Harry cruzaba la habitación lentamente. Comenzó a estirarse y bostezar.
- Bueno. Creo que es hora de dormir. Estaré en mi cuarto - Dijo avanzando hacia su puerta sin decir más palabra.
Casi me estampo con el cristal de la ventana.
- ¿Qué pasa? ¿Tienes miedo? - Dijo con sorna desde la habitación.
- ¿Yo? No. Que vá.- Intenté sonar lo más segura que pude.
- En ese caso... Buenas noches. - Dijo cortando la luz mientras me sentaba en el sofá.
Me tapé con la manta hasta la cara e intenté no pensar en la película.
Basicamente contaba la historia de un pueblo alejado de la mano de dios en el cual, por su tranquilidad, había un psiquiátrico. Una pareja de recién casados se muda a vivir allí justo cuando hay una fuga del loco más controlado del establecimiento.
Primeramente hay una búsqueda por todo el pueblo en la que participa el marido de la chica, en la cual desaparece. La chica decide investigar y acaba encontrándose la muerte.
En particular recordaba la parte en la que la chica busca por los acantilados del pueblo en una noche tormentosa y encuentra el cadaver de su marido.
Un trueno resonó en toda la habitación iluminándola.
Entonces me pareció ver algo en una esquina. El corazón se me aceleró pero me obligué a mi misma a mantener la calma. Me decidí a fijar la vista en la zona en cuestión y me dí cuenta que era una de las plantas del piso de Harry.
Solté un suspiro de alivio que se desvaneció en seguida por la creciente necesidad que comenzaba a tener de ir al baño. Pero el baño se encontraba en la otra punta del piso.
"Aguanta Claire, si te duermes no notarás la necesidad" Me decía mi subconsciente.
¡Já! En menos de 5 minutos estaba en la puerta de Harry intentando aguantarme y maldiciendo a mi diminuta vejiga.
- ¿Harry? - Susurré a lo que obtube como respuesta un ronquido.
Abrí la puerta y me acerqué a la cama. Ví el bulto que sobresalía de debajo de las sábanas y lo zarandeé. No respondía.
- ¿HARRY? - Me asusté y lo moví aún más fuertemente.
Seguía sin responder.
- ¡HARRY! - Chillé intentando girarlo.
Entonces el cuerpo se dió la vuelta de un golpe y me cogió por los hombros tirandome sobre él.
- ¡AH! - Chillé ante la sorpresa, pero después solo suspiré del alivio. - Idiota.
Harry se reía con ganas en su cama mientras me volvía a colocar de pie.
- ¿Qué quieres? - Dijo incorporándose, tenía el pelo algo revuelto, pero por lo demás no parecía que hubiera estado durmiendo.
- Necesito ir al baño. - dije mirando al suelo y apretando las piernas.
- Está al lado de la cocina. - Harry se apoyó sobre sus codos y colocó su cabeza en el cabezal de la cama para mirarme divertido.
- Lo sé.
- ¿Y?
- Pues... - Odiaba tener que pedirle esto.
-¿Pues...? - insistió.
- ¿Te importaría acompañarme? - escupí intentando no sonar demasiado patética, aunque no lo conseguí.
Hizo una falsa carcajada.
- ¿Me vas a acompañar o no? - Dije molesta.
- Voy, voy... - apartó las sabanas de un golpe y saltó de la cama.



Tiré de la cadena y salí del baño.
- ¿Ya está? - Dijo divertido.
- Si.
- ¿Puedo volver a mi cama? - Dijo dirigiéndose a su cuarto mientras cruzaba sus brazos por detrás de su nuca.
Otro trueno sonó.
- ¡No! Espera... - chillé mientras me acercaba a él.
Harry se paró en mitad de la habitación. Me fijé en sus hombros, que se movían de arriba a bajo en pequeños espacios de tiempo. Estaban temblando.
SE ESTABA RIENDO EL MUY...
- ¿Si? - Dijo girándose con una media sonrisa en la cara.
- No puedo dormir.- Dije mirando al suelo. Odiaba que siempre se saliera con la suya.
- ¿Quieres dormir conmigo? - Dijo sonriendo ahora completamente.
- Por favor. -Dije entre dientes.
-Está bien, si tanto insistes. - Dijo señalando a su habitación.
Entonces pensé en la cama cómoda y suave de Harry. Pensé en todo lo que podríamos hacer en ella; rapidamente sacudí la cabeza.
- Pero dormiremos en el sofá. - Dije manteniéndome lejos de la puerta.
Harry me miró sorpendido.
¿Seré idiota? Lo que pasara en la cama podría pasar en el sofá.
- Vale. Cojo el edredón y enseguida vengo. - desapareció en su habitación.
Esperé.
Harry salió con la manta de su habitación enrollada al cuerpo y se sentó en el sofá.
- Ven - Dijo ahora sin el tono de broma mientras abría los brazos con la manta como si fuera una capa.
Me acerqué a él y me senté en sus piernas.
Rapidamente nos envolvió a ambos con la manta y me giró de forma que él quedara en el filo del sofá y yo permaneciera encerrada entre el espaldal del sofá y su propio cuerpo.
Al hacerlo me tenía cojida por ambos lados la cintura, y yo sin poder controlarme comencé a reir.
Harry soltó un bufido más parecido a una carcajada y comenzó a hacerme cosquillas a lo largo de mi cadera.
Me retorcía lo más que pude hasta que con lagrimas de la risa conseguí que parara.
- Dios, me duele la barriga. - Dije con la voz entrecortada mientras me quitaba una lágrima que se había quedado en mi ojo.
- Verás como ahora te duermes en nada. - Dijo Harry satisfecho de sí mismo.
Entonces me dí cuenta. Su rostro estaba a menos de 5 cm del mio, y mi corazón empezó a acelerar frenéticamente.
- ¿Recuerdas cuando el día en que nos conocimos? - dijo frente a mí mirándome con sus ojos verdes.
- Cómo no acordarme. Estube a punto de ir a la carcel. - Dije sonriendo.
- Ese día yo huía de una masa de chicas. Habíamos ido a comprar y derrepente todo el establecimiento se llenó de unas 300 jóvenes que chillaban a la espera de que saliéramos. Paul no podía controlarlas a todas y tube que salir por la puerta de atrás. Estaba corriendo por uno de los callejones traseros cuando te ví ayudando a esa señora. Creía que era tu abuela.- hizo una leve pausa.-  Iba a irme pero decidí esperar a ver si escuchaba algún tipo de grito. Pero me resultó muy raro ver a la anciana tan asustada y tú esperando en la puerta. Entonces ví llegar a los guardias y lo relacioné todo.
- ¿Y qué hubiera pasado si hubiera sido de verdad una ladrona? - Dije mirándole a los labios que parecían realmente irresistibles con las pequeñas sombras de las gotas de lluvia que se deslizaban por el cristal de enfrente.
Pues que hubieras sido el mejor error que he cometido en mi vida. - Dijo mientras bajaba la cabeza para besarme.
El beso creció de un suave roze a un beso completo, de los que me dejaban sin aliento. La habitación estaba fria pero entre el calor de Harry y la manta, estaba sudando. Entrelacé mis piernas con las suyas al mismo tiempo que me acercaba más a su cuerpo. Harry comenzó a acariciar el hueco de mi espalda, trazando pequeños círculos por toda la columna.
Lo deseaba, lo deseaba de verdad. Pero todo era demasiado rápido. Hacía un mes que había conocido a Harry y a penas sabía nada de él. Era tan distinta la forma en la que me sentía; parecía que lo conocía de hace meses. Que sabía todo de él... pero no era así. Yo no era de las chicas que se acuestan con un chico a la primera de cambio. Tengo mis principios. No, demasiado rápido.
Pero, aún así, no fui yo la que paré.
- Claire... - Susurró él en mis labios. Noté como unos dedos acariciaba mi barbilla suavemente. - Contigo quiero ir despacio. No. Necesito ir despacio. ¿Sabes? Todo lo demás en mi vida sucede tan deprisa... parece que nunca puedes saborear lo suficiente el momento como para mantenerlo claro en tu mente. Necesito que haya algo fijo, seguro y limpio en mi vida. Y eso eres tú. Necesito que esto salga bien, y quiero que salga bien.
Me quedé parada. Eso era exactamente lo que yo quería, pero el tono de su voz al pronunciar esas palabras sonó demasiado melancólico. Como si necesitara que entendiera algo que es vital para él. Como si ya hubiera perdido algo así antes.
Esperé a que me dijera algo más pero continuaba mirándome con una expresión seria completamente diferente a la anterior.
Sus ojos verdes se veían oscuros en la noche, tanto que parecían de un color negruzco.
- Lo entiendo. - Dije por fín rompiendo el silencio. - Yo también necesito ir despacio.
- Genial.- Parecía tremendamente aliviado de que comprendiera lo que quería decir. - Gracias. Y ahora, buenas noches. - acercó sus labios a los míos para darme un suave beso de buenas noches.
Pero sus labios se quedaron pegados donde estaban. Noté como apretaba los labios mientras los retiraba. Exhaló con fuerza y colocó mi cabeza en su pecho.
- Es algo que quiero y necesito, pero definitivamente no va a ser facil. - susurró con voz ronca y dulce sobre mi cabello.
Y no necesité nada más. Me encontraba segura en aquel pequeño refugio en el que únicamente escuchaba el sonido de su corazón y las gotas de lluvia chocando contra la ventana.



Tumblr_m0nm5ghi1j1r25uwzo1_500_large


4 comentarios:

  1. Por favor, sigue escribiendo :) me encanta! Cuando tengas es siguiente si puedes dímelo por ask : estitxu larrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww :) Muchisimas gracias!!!! POR SUPUESTO! En cuanto suba cap te mando una pregunta a aks :)

      Eliminar
  2. Aww Harry *-* Ternurita :3 Es Hermoso Este Capitulo, Me Encantó. Sos Una Genia Escribiendo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias!!! Y tu eres un verdadero encanto enserio.

      Eliminar