¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 27: Danza bajo la lluvia.

Sigo plantada delante de la puerta con la boca seca. Sacudo la cabeza intentando quitarme la imagen del torso desnudo de Harry para poder hacer algo de provecho. Me doy la vuelta y comienzo a sacar ropa de la maleta; coloco todas mis prendas en el armario. Echo un vistazo a la habitación para buscar un sitio donde meter mi ropa interior. Al lado de la cama una mesita de noche, no muy grande, contiene un cajón lo suficientemente espacioso como para que quepa toda mi ropa. Meto ahí todas mis bragas y sujetadores, así como unos cuantos calcetines.
        Cuando la maleta está completamente vacía la cierro y la deslizo debajo de la cama. La habitación se queda en silencio y puedo apreciar cómo Harry canta en la habitación de enfrente. Cuanto más silencio hay más puedo escuchar la letra de la canción.
        Me tumbo en la cama cuidadosamente y cierro los ojos para concentrarme en su voz. Es sorprendente como modula su tono pese a que tiene una voz muy ronca y profunda. Me sorprende lo que puede llegar a relajarme su voz mientras canta. Siento como si acabara de salir de una sesión de gimnasio y los ojos me pesan.
        Casi no me doy cuenta de que ha parado de cantar hasta que oigo una respiración tranquila en mi puerta.
        —No estarás dormida ¿no?— bromea divertido mientras se apoya en el marco de la puerta.
        "¿Cómo podría tan siquiera dormirme?" Pensé aún con los ojos cerrados. Decido abrir los ojos y me incorporo lentamente para poder hablar con él. Cuando mis ojos siguen el sonido de su voz hasta la puerta noto como se me seca la boca por momentos. Harry está apoyado al marco de la puerta, como había predicho, y su pierna izquierda ligeramente doblada sobre la derecha. Está cubierto únicamente por una toalla, no excesivamente larga. Esta se ajusta a la forma de sus caderas y está colocada cuidadosamente sobre ellas, demasiado abajo quizás. Sobre ella asoma una fina hilera de pelo oscuro que asciende hasta el ombligo.
 Enlace permanente de imagen incrustada
La vista era aún más perturbadora que su imagen anterior sin camiseta. No ayudaba nada que hubiera salido del cuarto de baño sin secarse. Pequeñas gotitas cabalgaban sobre la piel de su pecho, descendiendo a través de los pectorales cubiertos de tinta por algunos tatuajes, al igual que en el brazo; para llegar hasta donde se encontraba la toalla. Su pelo estaba compleramente mojado y desprendía gotas de agua por todo su rostro. Sentía un pequeño cosquilleo en las manos por la necesidad de enterrarlas en ese pelo. Inconscientemente me muerdo el labio inferior mientras suelto un suspiro entrecortado.
       —Como no venías me he duchado solo.— Finge una mueca de pena—. Toda tuya - dice haciendo una señal hacia una puerta que se encuentra en frente a la mía.
       No puedo prestar mucha atención a lo que está diciendo porque sigo cegada por toda la acumulación de piel descubierta y agua que tengo ante mis ojos. Oigo como emite un carraspeo con una risa de fondo y me obligo a subir la vista hasta sus ojos.
         Noto como el calor se extiende por mis mejillas y lo miro enfadada. Cojo de mal humor el neceser que he dejado sobre la cama y me dirijo a el cuarto de baño. Puedo sentir como me sigue a través del pasillo pero cuando me giro para plantarle cara, ha tomado otra dirección. Se dirige a su cuarto que está a mi derecha. Una vez dentro, puedo ver cómo extiende la mano sin girarse para cerrar la puerta. Pero unos segundos antes de que esta se cierre, apenas dos segundos antes, deja que su toalla se deslice bajo sus piernas; dándome una excelente visión de su trasero desnudo.
        "Maldito Styles." farfullo mientras cierro de un portazo "¿Quién se cree que es?".
        Yo también se jugar a ese juego. Me desvisto rápidamente y entro en la ducha para comenzar a lavarme. Durante el proceso me aseguro de hacer el máximo ruido posible ya que soy consciente de que su habitación está pared contra pared con el cuarto de baño.
        Estoy a punto de salir de la ducha cuando veo un bonito botecito con aceite de almendras en su interior. Me lo extiendo delicadamente por todo mi cuerpo y no me molesto en secarme. Así mi piel tiene algo más de color y se ve más brillante y deseable.
        Me enfundo en una toalla,  lo suficientemente larga como para cubirme pero no llega más lejos del medio muslo; y salgo hacia la habitación de Harry.
         —Ya he terminado, podrías ir pidiendo algo para cenar.— susurro desde su puerta abierta.
        Está tumbado en la cama con unos viejos pantalones de chándal grises y una camiseta ceñida color rojo. Cuando se percata de mi presencia se incorpora lentamente y se sienta en el borde de la cama. Iba a decir algo pero se queda recorriendome con la mirada. Tiene el ceño fruncido y sus ojos están algo más oscuros.
        —¿Y bien? — interrumpo su inspección con una sonrisa mal disimulada.
        Harry traga saliva al mismo tiempo que toma una buena bocanada de aire para contestar.
        —Cr-creo que pediré unas pizzas.— Dice sin prestar mucha atención a sus palabras—. ¿Qu-qué se supone te has echado en el cuerpo?— suspira finalmente con tono de súplica.
        —Aceite de almendras.— Digo mientras me acerco a su puerta para salir de su habitación consciente de que aún me sige mirando—. No olvides llamar a las pizzas.— Digo unos segundos antes de cerrarle la puerta en las narices.
***
        —¿Qué se supone que haces aquí?— chillo cuando consigo reponerme del susto.
        Él no parece estar nada arrepentido, permanece delante mía, sonriente; con ese bonito hoyuelo en la barbilla.
        "Maldita sea, ¿desde cuando te fijas en que tiene un hoyuelo en la barbilla?" farfulla mi pequeña yo desde mi cabeza. Casi podía imaginarmela con la ceja alzada y esa irritante mirada de sabelotodo.
       —Llegué hace unos minutos— dice el sin borrar su triunfadora sonrisa.
        —¿Y se puede saber como sabías que estaba aquí?
        Antes de contestar se acomoda en el asiento del taxi y mira a través de la ventana.
        —No lo sabía, estaba esperando para mi vuelo cuando llamé a Harry— contestó —. No se como pero la conversación llegó hasta tu viaje y resulta que ibamos a llegar más o menos a la misma hora. — Hizo una pequeña pausa antes de volver a posar sus ojos en mí —. Yo me informo, preciosa.
        ¿Por qué me afecta tanto la forma en la que me mira?¿Por qué me afecta la forma en la que sus labios me dicen "Preciosa"?
        —¿Y cómo sabías que entraría en este taxi? - Digo asombrada al caer en la cuenta.
        —Bueno, ha sido una suerte que los demás taxistas no te recogieran—confiesa riendo— pero pagué a este taxi para que esperara a que salieras. —añade con suficiencia.
        —¿¡También le pagaste a este taxista para que diera vueltas sin montarme!? - chillo incrédula.
        Este era el taxi que me había tenido diez minutos esperando y siempre se alejaba de mí cuando parecía que iba a parar para que subiera en él.
        —Eso reconozco que era para divertirme al ver tu cara.— ríe con ganas.
        "Hay que reconocer que tiene una risa muy bonita." suelta mi subconsciente y me dan ganas de tirarle algo a la cabeza.
         — Genial, me alegro haberte divertido. —Mascullo mientras me recuesto en mi asiento para mirar por la ventana e ignorarlo.
        —Así que... ¿Stawberry Beds? Es un pueblo pequeño. — oigo que dice a mi espalda.
       Tenia razón, mi pueblo no tenía muchos habitantes pero tenía todo lo que necesitabamos.
       —Pero te aleja de la gente Non-Grata— digo mirándole fijamente para que se diera por aludido.
        Él parece algo divertido y un poco dolido. Pero por su expresión, la diversión sobrepasa a la decepción.
        —¿Me consideras Non- Grato, preciosa?— pregunta con una pequeña risita.
        —¿Qué piensas hacer? ¿Dónde vives? - Digo cambiando de tema; no quiero responder a la respuesta ya que podría traicionar a mi orgullo.
         —En Mullingar.
         —¡Pero si eso está al otro lado!— exclamo girándome hacia él por fin.
        Mullingar estaba a casi hora y media deStrawberry Bedsy eran al rededor de las once de la noche.
       —Te acompañaré hasta casa y luego me dirigiré a la mía— responde seguro de sí mismo.
        Entonces caigo en la cuenta, nadie se toma tantas molestias en vano, incluso si intentas ligar con alguien.
         —¿Lo has hecho para saber dónde vivo? - digo con una mirada inquisidora mientras intento que me diga la verdad.
       Antes de contestar ninguna palabra, se encoje de hombros a modo de respuesta.
        —No pensarías enserio que iba a aguantar tres semanas sin verte, ¿verdad? - Dice completamente serio mirándome.
        Giro la cabeza hacia el cristal que tengo al lado para ocultar la estúpida sonrisa que acababa de aparecer en mi cara.
***
        Me pongo unas mallas calentitas  y una camiseta de algodón a modo de pijama; y me enfundo unos calcetines por encima de las mallas. Me he secado el pelo por lo que ahora lo tengo algo hinchado así que decido hacerme una coleta mientras bajo las escaleras.
         Hacía poco que había oido el timbre por lo que las pizzas ya estaban en el salón esperando a que fueran comidas.
(5) Tumblr

—Me muero de frío.— Exclamo acercándome al calor que desprende la enorme chimenea.
        —No me extraña, está nevando fuera— dice Harry sacudiéndose con la mano algunos copos de nieve que se habían quedado pegados en su pelo al salir a por las pizzas—. Hace muy poca temperatura.
        Me levanto emocionada hacia la ventana y contemplo los copos de nieve que caían en el fondo oscuro de la calle. Sin quererlo, suelto un pequeño gritito de excitación.
        —Adoro la nieve.— exclamo alternando mi vista entre Harry y el fondo nevado.
        —Pareces una niña pequeña.— dice sonriendo dulcemente mientras toma asiento en el sofá enfrente de las pizzas.
        Le miro esbozando una mueca de burla y él extiende la mano al otro lado del sofá, dando pequeñas palmaditas.
        Hago caso a su invitación y me siento a su lado. Buscamos en la televisión algo que merezca la pena, pero al no encontrar nada optamos por ver una película de mala calidad mientras nos comemos las pizzas.
        —Sincera-amente, es una de las pe-eores películas de la historia.— Digo una vez que vemos cómo los créditos se deslizan por la pantalla. Tiro lo que ha sobrado a la papelera, únicamente los bordes de la pizza, y vuelvo a la chimenea—. Enserio, e-estoy he-elada. - consigo decir mientras mis dientes castañetean.
        Harry pone la radio de la televisión y comienza a sonar una música lenta y relajante.
         —Ven— dice extendiendo sus largos y grandes brazos a modo de invitación.
        La acepté sin dudarlo. Me acerqué rápidamente hacia él y en cuanto sus brazos hicieron contacto con mi cuerpo se cerraron a mi alrededor; para hacerme entrar en calor, comenzó a pasarme suavemente las manos por la espalda.
       —¿Mejor?—susurra apoyando su mejilla sobre mi cabeza.
       — Ajá— conseguí decir contra su pecho. Podía escuchar el sonido de su corazón y el calor que emanaba era irresistible. Sentía como poco a poco se iba haciendo parte de mi.
        No sé como llegamos a esta posición, pero me encuentro descendiendo lentamente hasta que mi espalda queda apoyada suavemente sobre el sofá, con Harry encima mía. Se queda unos segundos mirándome a los ojos, y yo contemplo los suyos. Ahora están algo más oscuros, ¿deseo, quizás?; el verde de su iris es apenas un fino anillo que rodea la enorme pupila negra. Aún sigo embobada por sus ojos cuando baja su cabeza para posar sus labios en los míos.
        Ya nos habíamos besado antes, pero nunca como esta vez. Nuestros labios parecen bailar al mismo compás, perfectamente coordinados; amoldándose entre sí para ajustarse a la forma del otro. De vez en cuando, noto como su lengua acaricia suavemente mis labios, haciendo que me derrita entre ellos. Al cabo de unos minutos, cambia su posición colocando sus codos a ambos lados de mi cabeza; de manera que puede acariciarme el pelo mientras me besa. Siento como mi cabeza da vueltas sin estar moviéndome.
        Deja mi boca libre y desciende hasta mi cuello, donde comienza a trazar un sendero de besos que recorre todo mi cuello desde su base hasta la piel que se encuentra bajo mi oreja. Una vez allí, da un pequeño mordisco en el lóbulo.
        —¿Qué me estas haciendo, Claire?— su voz parece casi un gemido. Es mucho más ronca de lo normal y hace que me relaje y quiera continuar.
        No me había percatado, pero mis piernas estaban entrelazadas al rededor de su cadera. Es la posición perfecta para que ocurre lo que lleva bastante tiempo rondándome la cabeza.
        Ya lo había hecho antes; Colin y yo lo habíamos hecho dos veces antes de venirme a Londres. La primera fue bastante dolorosa para mí, y la segunda no fue lo placentera que se supone que debia ser. Emepezaba a plantearme si el problema sería mio.
        Noto como Harry muerde ligeramenre la piel cercana a mi clavícula y mis labios, sin control, dejan escapar un pequeño jadeo.
        —¿Claire?— susurra Harry.
        —¿Hum?— consigo mascullar sin mucha elegancia.
        —Adoro el aceite de almendras. Hueles deliciosamente bien— susurra como un pequeño gruñido—. Además ese champú, ¿sabes que me estas matando?
        "¿Que yo lo estoy matando?" Pienso para mis adentros.
        —Tienes suerte de que mis padres estén al llegar. Por que si no...— deja la frase sin terminar pero puedo adivinar lo que pretendía decir fijándome en cómo se muerde el labio inferior.
         "¿¡Cómo!?" Chilla la pequeña yo de mi cabeza con los ojos desorbitados.
        Me incorporo unos segundos después de Harry e intento que mi respiración alcance niveles normales.
        "¿Me va dejar así?" me pregunto a mí misma; pero tiene razón, sus padres no deben tardar mucho en volver. "¿O es que no quiere?".
        —Entonces, ¿tú no...? — susurro—. Vale.
        Harry me mira extrañado; pero su expresión cambia en pocos segundos porque parece darse cuenta de lo que pretendo decir.
        —Vamos Claire... ¿Enserio piensas que no quiero?— Dice con una mirada incrédula; a lo que yo le respondo bajando la mirada—. Mírame.— empuja suavemente con sus dedos mi barbilla para obligarme a mirarlo—. QUIERO. Realmente quiero. Pero no pienso permitir que cuando pase dure unos diez minutos. Necesito mucho más de ti, Claire.
        Me quedo totalmente prendada de esos ojos oscuros que me miran. Eso ha sonado totalmente a promesa. Trago saliva.
       —Entonces, dejémonos de estupideces y busquemos otra película; porque si no mis padres verán una escena de todo menos decente. —Dice apoyando mi cabeza en su hombro.
***
       
        Para mi sorpresa, me lo había pasado bastante bien esta última hora. Casi me siento decepcionada de ver como el taxi aparca delante de mi casa. Me hubiera gustado que siguieramos en la carretera.
        Niall sale del coche junto a mí y me ayuda a colocar las maletas al lado de la puerta. Son cerca de las una de la madrugada así que tenemos que hacer el menor ruido posible. Una vez que hemos terminado, baja un escalón para poder tenerme frente a frente.
        Ya de por sí era realmente guapo; con la luna llena que iluminaba toda la calle parecía un ser divino o algo por el estilo.
        —Bueno, parece que por fín te puedes deshacer de mí.— dice empleando una mueca.
       —A decir verdad, no ha sido tan malo.— le susurro con una sonrisa.
        —Probablemente a sido una de mis noches favoritas.
        —¿Enserio? ¿Y cuales son las demás? — digo sorprendida, pese a que se que no es de mi incumbencia.
       —Bueno, muchas tienen que ver con conciertos alucinantes y otras experiencias divertidas... — Hace una pausa y mira al suelo—. Y una de ellas es la noche de tu actuación.
        Siento como esas palabras hacen mella en mi interior. No se que es esta sensación que me recorre por dentro pero no quiero que pare.
        No puedo decir nada, porque no sé qué decir.
        —Bueno,creo que debo irme. Está empezando a llover. — Susurra Niall sacudiendo unas cuantas gotitas que han quedado atrapadas en su pelo—. Adios.
       Se da la vuelta sin más y comienza a andar hasta el taxi, dejándome extrañamente vacía.
        Me viene a la mente en el día de mi actuación. Pienso en que son las una de la mañana y él aún tiene que estar dos horsd en el taxi para llegar hasta Mullingar, sólo por haberme acompañado. Y por último pienso en el azul de esos ojos que me miraban bajo la luz de la luna y lo tengo todo claro.
        No, nunca he querido una relación estable. Nunca en mi vida. "¿Un corazón roto? ¿Para qué?" Esa era mi filosofía. Pero en este momento se cambia mi frase: "Nunca sabras si posees un corazón si no lo intentas".
        Ha empezado a llover a cántaros; parece como si una ducha gigante hubiera sido recién abierta. Niall había llegado ya al taxi, completamente empapado. Y entonces, sin pensarlo, me lanzo corriendo hasta él.
        —¡Niall!—Chillo sin importarme quién se despierte.
        Se da la vuelta y me abalanzo encima de él. Me envuelve en sus brazos pero sus ojos siguen abiertos por la sorpresa; y yo aprovecho para besarlo.
        Sus labios siguen inmóviles bajo los míos, por lo que decido apartarme. Su expresión sigue siendo la misma de sorpresa.
        — ¿Es que no piensas hacer nada o...?— pregunto enfadada, pero no puedo terminar la frase.
        Me rodea con fuerza por la cintura y agarra mi cabeza por detrás justo a tiempo para besarme. Sus labios reclamaban con ansia y firmeza los mios. Las gotas de lluvia nos caen sobre nosotros y se mezclan en nuestra boca com un fresco sabor, pero no nos importa. Casi no tenía tiempo para respirar.
        No sé cuanto tiempo pasamos así hasta que separa suavemente su cabeza y apoya su frente dobre la mia.
        —Pensé que...— jadea entrecortadamente.
        —No me importa lo difícil que sea, Niall. Te quiero. - Digo sin pensar.
        Las dos palabras que no he dicho en toda mi vida; se las he dicho a un chico al que solo había visto unas cuantas veces. Pero, por raro que parezca, nunca he estado tan segura de algo.
       Niall me mira con los ojos abiertos.
       —¿He oído lo que creo que he oído? — susurra con el ceño fruncido. Cuando ve que asiento, sonríe de verdad—. Te quiero, Helena.— Dice al mismo tiempo que da un pequeño beso en mis labios—. ¿Cómo esperas que me vaya ahora?
       —No quiero que te vayas.
       —Iré a Mullingar, pero antes de lo que esperas me tendrás aquí para tener una cita de verdad. - Dice entusiasmado.
       —De acuerdo. - Digo disfrutando de la felicidad del momento, asustada de luego arrepentirme.
        Me da un ultimo beso de despedida y entra en el coche sin dejar de sonreir.
       —¡Métete en casa! ¡No quiero que te resfríes! - Chilla desde la ventanilla mientras se aleja.
        Una vez que el coche desaparece a lo lejos, miro al cielo. Doy gracias a la lluvia mientras bailo con ella. Gracias por quitarme todas las inseguridades de encima. Gracias por empujarme a algo bueno por una vez.
       Entro en casa con una tonta felicidad totalmente nueva.
***
       —Claire, cariño... -Dice una voz ronca que me saca de mis sueños. Abro lentamente los ojos y veo sus conocidos ojos verdes.
       —Mis padres ya han llegado, están arriba. Vamos a la cama. — susurra levantándome dulcemente.
       —Me he quedado dormida.— Maldigo mientras camino torpemente hacia la escalera.
       Harry suelta una risita mientras subimos los escalones. Me pesan los párpados amenazando con cerrarse; estoy segura de que Harry carga con la mayor parte de mi peso. No logro entender porqué estoy tan cansada.
         Entramos en mi habitación y espero paciente mientras observo como abre mi cama. Sus manos vuelven a las mías y me ayudan a entrar en ella.
        —¿Te puedo decir algo? — dice mientras se sienta a mi lado después de taparme.
        Asiento bruscamente intentando que el sueño no me venza de nuevo y escuchar lo que tiene que decirme.
        —Te he visto arreglada y maquillada, te he visto informal con un moño destrozado sobre la cabeza...—iba a replicar sobre mi adorado moño pero él continúa antes de que pueda abrir la boca—. Pero sinceramente, nunca te he visto más bonita que cuando dormías hoy en mis brazos. - Dice dulcemente.
        Lo miro con ojos somnolientos y con una mirada que no creo que nadie pueda considerar atractiva.
        —¿Te parece esta una cara atractiva?
        Harry suelta una carcajada contenida; supongo que no quiere despertar a sus padres.
       —Atractiva no, preciosa. - Dice dándome un beso en la nariz.
       —Gracias por mentir. - Digo metiéndome entre las sabanas.
       —Siempre que quieras.— susurra ya en la puerta—. Buenas noches noches.
       Ya no pude responderle; mis ojos estaban contemplando los copos de nieve que caían tras la ventana, en un mundo intermedio entre los sueños y la cordura.

6 comentarios:

  1. Holaaa, soy tu nueva lectora :D me encanta son todos mas monosos!! ^^ Y el capitulo esta genial, me encanta! Siguiente ya!
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! Me alegra que te guste, espero que disfrutes mucho de la novela!! MUCHAS GRAACIAS

      Eliminar
  2. Sonia , ya sabes que amo tu novela a mas no poder . Ese momento Helena - NIall ha sido lo mejor . Me sentia dentro del capitulo , todo super precioso . Habras mas momentos romanticos ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas Gracias Elena! Me alegra de que te guste. Ya dije que La Navidad traeria muuuuchos momentos muuuuuy bonitos asi qque tranquila que queda todavia mucho amor jajaja

      Eliminar
  3. AAAAAAAAAAAAAAAAAA LO AMEEEEEE, HAZZA PERVERTIDO!!!!!! HAHAHAH siguelaaaaaa


    Perdon por no comentar antees, se me habia ido el internet y no pude conectarme :c PERO ... I am here, for you okno, BUT i am here cause' i wanna you continue the story ;)))

    SIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELASIGUELA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja muchas gracias me alegra que te gustara Hoy subo cap... ¿PREPARADAS?

      Eliminar