¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 35: Christmas Time.

Al rededor de unas 20 personas en el salón y aún quedaban otros tantos por llegar. Harry saluda con alegría a todos; algunos retienen de más el abrazo y le repiten muchas veces lo mucho que lo echaban de menos.
Hay una niña pequeña contemplando el árbol con la cara iluminada mientras que otros tres niños pequeños intentan coger las bolitas colocadas en las ramas.
Harry me agarra por los hombros y me empuja suavemente hacia todos para presentarme uno a uno. Hay varios tíos y varios amigos de familia. Además de los primos pequeños de Harry hay 2 chicos de unos 13-14 años que mantienen una conversación y que únicamente me prestan atención por unos minutos mientras Harry hace la presentación; y una chica de unos 17 años llamada Amanda que me saluda con mucha más amabilidad.
Justo al acabar las presentaciones suena el timbre y para escapar un poco del gentío de la habitación, le digo a Harry que yo me encargo.
Cuando abro la puerta una señora con el pelo ya cano me y unas pequeñas gafas me da una sonrisa acogedora.
- Tu debes de ser la señorita de la que tanto habla mi pequeño Harry. - Dice sin previo aviso mientras me da un gran abrazo.
Mido cerca de metro sesenta y dos, y esa señora me llegaba por la barbilla. El abrazo me reconforta y cierro los ojos añorando uno de esos abrazos que me daba mi abuela por navidad.
- Me llamo Claire señora, encantada. - Digo mientras me aparto un poco para mirarla a los ojos.
-Ah! No me digas señora, me hace parecer más vieja de lo que soy. - Ella sigue sin soltarme y noto que Harry se acerca. - Oh, si. Harry mentía cuando decía que eras guapa. Eres preciosa.
Me ruborizo un poco justo antes de que la abuela de Harry quite sus manos de mi cintura para ir a saludar a su nieto.
- Yo no mentí, creo recordar que dije que era muy guapa. - Dice mientras abraza a su abuela. - Hola abuela.
Para abrazarla, casi tiene que doblar todas las rodillas y cuando lo hace, la mujer lo enrolla con sus brazos y le coloca la cabeza en el hombro. Harry cierra los ojos mientras su abuela le toca el pelo.
- Ya va siendo hora de que te cortes tanto pelo, cielo. Pronto no se te podrán ver ni los ojos. - Dice ella con la voz sentimental después de llevar tiempo sin ver a su nieto.
Ambos se incorporan y se dirigen al salón con los demás seguidos de Anne y Robin. Cierro la puerta lentamente mientras observo a la abuela de Harry dándole palmaditas en el culo mientras le dice "Estás más delgado, deberías comer más." A lo que Harry responde con una carcajada vergonzosa de esas que tanto me gustan.
Tan absorta estoy con la escena que no me doy cuenta que un pie impide que se cierre la puerta. Asomo la cabeza por la rendija de esta y veo a un chico, de la misma edad o unos cuantos años mayor que Harry. Tiene el pelo más claro que él y los ojos son azules intensos, pero no hay duda. La sonrisa es de un Styles.
- Hola, vaya recibimiento. - Dice subiendo una ceja.
Debo de estar mirándolo embobada así que bajo la mirada mientras abro la puerta y dejo que pase.
- Aunque a decir verdad, no me importa si la persona que abre eres tú. - Dice con una sonrisa aún más grande.
- Deja ya de intimidar Matty. - Dice la voz de Harry a mis espaldas mientras me pasa un brazo por la cintura. 
Verdaderamente, agradezco que me sacara del apuro. 
- Ya decía yo que era demasiado bonito para ser verdad. Ya está pillada como siempre - Dice mientras se ríe y se acerca a abrazar a Harry.
Saludo a Matty y nos acercamos al salón donde Anne ya ha colocado prácticamente la mayoría de los platos.

Hace un frío que pela. Llevo más de media hora metida en la bañera. Noto los dedos arrugados pero me niego a salir hasta el último minuto. Soy consciente de que mi familia estará en mi casa en menos de media hora, pero no me importa tener que correr luego con la condición de quedarme más tiempo dentro del agua.
Quito los cascos de mis oidos y coloco la cabeza delicadamente en una de las esquinas de la bañera y miro mis piernas salir y entrar en el agua provocando pequeñas hondas.
Me viene a la cabeza el ramo de margaritas que tengo en el escritorio de mi cuarto, bien colocado en un tarro lleno de agua. Sonrío sin querer. Recuerdo la primera vez que nos conocimos. Recuerdo lo dudosa que estaba con respecto a todo. ¿Quien no querría sentir esto?
Meto la cabeza dentro del agua para poder chillar tranquila. Llevaba tiempo que no me sentía tan feliz, tan llena. Solo sé que quiero verlo. Me encantaría poder verlo hoy. 
Varios golpes fuertes en la puerta me sacan de mis ensoñaciones y me obligo a emerger a la superficie. 
- ¡Helena te juro que voy a tener que cortarte el agua cada vez que entres al baño! ¿PUEDES SALIR YA DE AHÍ ANTES DE QUE LLEGUEN LOS DEMÁS? - Oigo a mi madre al otro lado de la puerta y suspiro mientras salgo del agua y me enrollo una toalla al cuerpo.
Quito el tapón de la bañera y dejo que el agua se vaya por el desagüe. Abro la puerta muy digna sabiendo que mi madre estará enfadada por el rato que llevo encerrada en el baño.
- ¿Es que no ves que te vas a quedar como una vieja? - Dice cogiendo mis manos y enseñándome mis arrugados dedos.
- Soy una chica limpia e higiénica madre, deberías saberlo ya. - Digo mientras me dirijo a mi habitación lo más rápido posible y cierro la puerta justo cuando mi madre pega un grito por el desastre de baño que he dejado.
- ¡Ahora lo limpio! - Grito esperando que no le de más vueltas y efectivamente, no lo hace.
Me visto lo más cómoda posible para bajar a cenar con mi familia. Seco mi pelo y lo dejo suelto mirándome al espejo.
"Siempre tengo el pelo liso" digo mientras cojo la plancha y me rizo un poco las puntas del pelo. Al final, me encanta el resultado.
Oigo voces abajo, no demasiadas, así que me tumbo en la cama con cuidado de no estropear mi pelo esperando a que lleguen todos.
Justo cuando llevo unos cinco minutos de tranquilidad la puerta de mi habitación se abre y unos pequeños pies corren por el suelo hasta saltar a mi cama.

Oigo las risas de toda la gente que se encuentra sentada en la mesa. Uno de los tíos de Harry cuenta una divertida historia de familia de hace unos años.
Anne se levanta y empieza a recoger platos y automáticamente me levanto a ayudarla. Veo que nadie más lo hace. ¿Esto siempre es así? 
Le pego un codazo a Harry y le señalo los platos para recoger. Él asiente, se levanta cogiendo unos cuantos platos y los lleva a la cocina. Cojo unos cuantos y lo sigo. 
- Ha sido una buena cena. - Nos dice Anne orgullosa. - La idea de muchos platos variados con poca cantidad era genial. Solo han sobrado unas pocas cosas y a todo el mundo le ha gustado todo. Muchisimas gracias. - Dice mientras me abraza.
Me siento un poco avergonzada pero le devuelvo el abrazo.
- Iré fregando los platos. - Digo una vez que me suelta.
- Oh no. No puedo, habeis hecho demasiado, sentaros y hablad con los demás.
Insisto hasta que a ella no le queda más remedio que ceder. Me pongo uno de los delantales de detrás de la puerta y me lo ato a la cintura mientras me recojo momentáneamente el pelo en un moño desaliñado para empezar a fregar platos.
Al cabo de un rato tengo tres montones de platos sucios a mi lado. Noto a alguien a mi lado. Me doy la vuelta y veo a Harry luchando con el nudo de un delantal que se acaba de colocar.
- ¿Qué haces? - Digo mientras me río. 
- Voy a ayudarte, pero solo si esta cosa del demonio coopera. - Dice con cara frustrada mientras mira su parte trasera. 
Me seco un poco las manos riendo y le anudo el cordón del delantal. 
- ¿Yo lavo y tu enjuagas? - Digo mientras me coloco en mi posición. 
Empezamos ha lavar platos y al final la pila está llena de agua y nuestros delantales también. 
Saco un trapo y seco la encimera. Cuando termino, Harry coge mi cara entre sus manos.
Sería un bonito gesto si no tuviera sus manos llenas de agua. Me río y sacudo mi cara pero él no la suelta.
Planta un beso en mis labios y me mira a los ojos. 
- Eres oficialmente increíble. ¿Cómo puede ser que le encantes a toda mi familia? 
- Bueno, "suelen decirme que entretengo a la gente" será por eso. - Digo imitando sus palabras de hace unas horas.
Antes de que Harry pueda decir nada Matty entra en la cocina dirigiéndose al frigorífico y nos ve a los dos.
- Harry fregando. Bueno Claire, creo que estás haciendo un buen trabajo. - Dice riéndose mientras coge unas cuantas botellas de licor y se las lleva al salón.

Mis primos siguen correteando por el salón y no puedo hacer otra cosa que reirme. Ya hemos devorado toda la cena y el postre y estamos todos sentados en el salón escuchando las típicas historias del tío Roger. Miro mi móvil varias veces durante la noche para ver si tengo algún mensaje de alguien. En concreto, de él. Pero nada. Quedan una hora para Navidad y ya estoy algo aburrida. 
Me centro en la historia ya que por lo que todos se ríen, debe ser divertida.
Consigo distraerme lo suficiente para pasar un poco el rato y cuando la historia termina vuelvo a mirar el móvil por enésima vez esta noche. 
Justo cuando le doy al botón de bloquear y levanto la  vista veo unos pequeños ojos marrones que me miran curiosos.
- ¿Con quién hablas Helena? - Dice el pequeño Paul.
- Con nadie, estaba mirando una cosa. - Digo intentando disimular.
- ¿Estas hablando con tu novio? - Dice con una risita aparentemente inocente mientras se muerde el dedo índice.
Abro los ojos y miro al rededor para ver si alguien se ha enterado de lo que dice el crío y efectivamente varios ojos se posan en nosotros dos.
- ¿Qué dices Paul? 
Genial. 
- Estoy hablando con Claire, mamá. Él cree que hablo con un chico. - Digo riéndome para quitarle importancia.
Cuando todos dejan de mirar lanzo una mirada cerrada al pequeño que me mira al lado del sofá.
- Vamos a tener que hablar tu y yo sobre algo llamado complicidad. - Digo mientras intento cogerlo corriendo a lo largo del salón.

Todos han tomado unas cuantas cervezas y han abierto una buena botella de champán que está casi acabada. Hablan sobre recuerdos, cosas del trabajo, política... intentan mencionar lo menos posible el trabajo de Harry y él parece de lo más cómodo con esto.
Sacudo la cabeza y al hacerlo veo a la pequeña niña que había antes contemplando el árbol.  Sigue en el mismo sitio jugando con un reno que ha cogido de las ramas más bajas del árbol.
Me escabullo de la conversación y me siento a su lado.
- Hola, ¿qué haces Georgia? - Digo tranquila y curiosa.
Ella levanta sus largas pestañas con curiosidad.
- Juego a los caballitos esperando a que venga papá Noel. - Dice y vuelve a jugar con el reno. 
- Es cierto, tiene que estar a punto de llegar. -Digo cogiendo otro reno del árbol y jugando con ella. - ¿Por qué no estás con los demás jugando? 
Hacía rato, los dos niños pequeños, los otros dos más grandes y Amanda, habían ido a la habitación de al lado a jugar con alguno de los antiguos juguetes de Harry o a ver la televisión.
- No quieren jugar conmigo. - Dice la niña haciendo un puchero.
Consigo hacerla reir fingiendo que mi reno se resbala y da una voltereta.
- ¿Y tú que le has pedido a papá Noel? - Dice la niña de no más de 5 años.
- Yo no le he pedido nada. En mi país no suele venir papá Noel. Viene a veces a algunas casas. - Digo intentando elegir bien las palabras.
- ¿Y no tenéis regalos? - Dice la niña curiosa dejando de jugar con el reno. 
- Si pero estos nos los traen los 3 reyes magos. - Digo con un tono de cuento.
Le relato la historia de los tres reyes magos y Georgia adquiere una preciosa cara de ilusión que casi parece que se le salieran los ojos.
Cuando termino la historia, va corriendo hasta su madre y le pregunta si ella también puede tener a los tres reyes magos. Su madre me mira con cara de súplica.
- ¿Y dejarías a papá Noel solo? - Digo con una mueca de tristeza. - Sólo se puede tener a uno de los dos.
La niña parece recapacitar y no pide nada más. Vuelve a sentarse junto a mí, pero el reno ya no le interesa, se dedica a mirarme con cara divertida.
Miro por la ventana, ha parado de nevar. Se me ocurre una idea.
- Vamos a avisar a los demás. - Digo mientras la levanto en brazos.
- ¿A donde vamos?
Al cabo de unos minutos están todos poniéndose los gorros y las bufandas para salir al jardín. 
- Yo no me quiero poner bufanda. - Dice Georgia  mientras me pone cara enfadada.
- Tu madre ha dicho que hay que ponértela, sino, no podrás salir a la nieve con los demás. - Digo intentando convencerla por tercera vez.
Mira a todos sus demás primos saliendo por la puerta chillando y suspira un poco mientras me deja enrollarle la bufanda al cuello.
Salimos todos a la calle y nada más salir noto decenas de bolas de nieve chocando con mi cuerpo. Cubro a Georgia riendo y me agacho para preparar bolas para el contra ataque. 
Cuando a el enemigo se le acaban las bolas de nieve, veo a los dos pequeños escondidos detrás de un árbol y cuando salen a lanzar otra tanda de bolas, estoy preparada. 
La batalla de nieve continua junto con los demás chicos hasta que algunos con los dedos entumecidos por la nieve deciden entrar adentro. Georgia no ha tirado ni una bola que haya dado en el blanco y patea la nieve aburrida.
Le preparo una bola grande y se la pongo en la mano señalando a uno de los chicos de 14 años que seguía en la nieve. La alzo en los brazos y me acerco silenciosamente al chico para no espantarlo cuando tira la bola y le da en la cabeza.
El chico se mosquea y corre dentro.
Georgia no para de reír y yo con ella. La coloco en mi cadera y doy pequeños saltos con ella riéndonos.
Me cuesta percatar la presencia de Harry en la puerta de la entrada. 
- He llamado a Louis para felicitarlo. ¿Qué se supone que hacéis? - Dice divertido guardando su móvil en el  bolsillo.
Georgia se estruja en mis brazos y corre hacia Harry. Le cuenta que le ha dado en la cabeza a Daniel y Harry finge un asombro increíble mientras le da vueltas en sus brazos. Entonces, cuando para, le susurra algo y Georgia entra en la casa.
Se da la vuelta una vez cierra la puerta y se muerde el labio justo como le he dicho antes que no lo haga mientras se acerca. Muevo la bola de nieve que tengo a mi espalda de mi mano izquierda a la derecha para que no se me congelen las manos intentando que no se note.
- Bueno, ya casi es Navidad. - Dice mientras que se acerca. - ¿Qué te habrá traido papá Noel?
- Umm... no lo sé. Pero espero que no se moleste. - Digo mientras él me pega a su cuerpo y me rodea la cintura con los brazos.
- ¿Molestarse? ¿Por qué? - Dice frunciendo el ceño mientras acerca la cabeza para darme un beso.
- Por esto. - Digo mientras le planto la bola de nieve en la cara.
Harry se queda inmóvil con toda la nieve escurriéndose por su cara. Yo lloro de la risa. Él se aparta la nieve de la cara y puedo ver su nariz roja por el frío, lo que únicamente consigue que me ría más.
- Muy graciosa. - Dice mientras se agacha al suelo a coger un poco de nieve.
Cuando entiendo lo que quiere hacer corro hacia el otro lado de la casa, pero él me alcanza antes siquiera de llegar al final y me empuja contra la pared de la casa.
- Lo siento, lo siento, lo siento. - Digo casi sin aliento por las risas y la carrera que me he dado.
- Ya no hay lo sientos que valgan señorita Williams, ha sido usted una mala chica. - Dice mientras me da con la bola de nieve en el cuello descubierto.
Noto el agua fría recorriendo mi cuello y descendiendo por los huesos de mi pecho. Chillo del frío e intento quitármela.
- Estamos en paz. - Dice divertido por mi reacción. - Espera.
Alza su mano y retira la nieve casi derretida de mi cuello. Deja sus manos, también heladas en mi cuello y levanta sus ojos verdes hacia mí con una expresión traviesa.
- Habrá que hacerte entrar en calor... - Dice mordiéndose el labio mientras acacha su cabeza a mi cuello.
Primeramente no noto ningún contacto de su piel con la mía, entonces, comienza a echarme su aliento, demasiado lentamente por todo mi cuello. Noto sus labios a menos de un centímetro de mi cuello pero no lo tocan, no siquiera lo rozan.
Me inclino hacia ellos pero él me detiene y sigue con el aliento en mi cuello. Ya no noto nada de frío, todo en mí es una masa de calor. Entonces, una vez que ha realizado todo el recorido, deja que sus labios rocen demasiado suavemente mi cuello. Yo suspiro entrelazo las manos detrás de su cuello.
- Harry... - Digo sin querer.
Entonces pone sus labios completamente en mi cuello. Traza besos más apasionados sobre este y roza sus dientes contra él. Desliza su lengua sobre mi barbilla, haciendo que yo me derrita y llene mis dedos de los rizos de su cabello. Da pequeños mordiscos en las zonas más blandas del cuello hasta llegar al lóbulo, el cual muerde delicadamente. Finalmente traza un sendero de besos hasta mis labios, que lo esperan impacientes.
Cuando por fin nuestros labios se encuentran, suelta un gemido y aprieta mi cintura hasta pegarme aún más a él. Noto su lengua  danzando con la mía hasta que tira de mi labio inferior con los dientes.
Sigo con los ojos cerrados procesando toda la información... ¿Qué ha sido eso? 
Cuando los abro, veo sus labios hinchados por los besos y su pelo algo revuelto. Tiene las pupilas dilatadas y una enorme sonrisa en los labios.
- ¿Queda algo de frio? - Me dice con la voz ronca.
Yo directamente suspiro, le sacudo el pelo y lo arrastro hacia adentro porque, sé que como pase unos minutos más con él, a solas no seré capaz de controlarme.


Son más de las doce. Mi familia estará a punto de irse. Voy pasando con aburrimiento los canales de la televisión. Miro hacia mi derecha y veo a Paul dormido a mi lado, sonrío y vuelvo a centrarme en la televisión cuando unos coros empiezan a sonar. 
¿Qué tendrá que ver unos coros navideños con la película de miedo que hay en la tele?
Caigo en la cuenta de que los coros vienen de fuera de la casa. Me levanto con cuidado de no despertar a Paul y les hago una señal a los demás de que voy a la puerta.
Al abrirla me encuentro con un coro de unas diez personas cantando a unos 3 metros de mi puerta.
Genial, ¿Desde cuando hay coros navideños en Irlanda? 
Finjo alegrarme y escucho el villancico que cantan con los brazos cruzados en la puerta. Me fijo en las caras de los chicos y chicas del coro y veo que tendrán entre unos 12 y 15 años, pero hay una voz forzada. Se nota. Miro fijamente cada una de las caras hasta que me poso en una. En concreto, en unos bonitos ojos azules que me miran divertidos.
Me río.
- No puede ser. - Digo bajando las escaleras hasta el jardín.
Él sale de detrás de los demás chicos justo cuando acaba el villancico y le da dinero a uno de ellos. 
Los chicos se ríen y se van rápidamente.
- "Santa Claus is comming to town." - Canta mientras se acerca.
Ahora lo veo entero. Va vestido con un jersey rojo y vaqueros y lleva un gorro de papá Noel en la cabeza.
- Estás oficialmente, como una cabra. - Digo mientras sonrío y me acerco a él.
- ¿No piensas darme mis Felices Navidades? - Dice justo antes de bajar su cabeza a la mía.
Suelto una risita en sus labios y le devuelvo el beso  mientras le rodeo el cuello con mis brazos y lo atraigo hasta mí. Mueve sus labios lentamente sobre los míos profundizando el beso cada vez más. Al cabo de unos minutos estoy con los ojos cerrados intentando salir de la perfecta burbuja que me crea este hombre.
- Feliz Navidad. - Dice cuando consigo abrir los ojos.
- Feliz Navidad. - Digo mientras le cojo de la mano y lo llevo hasta las escaleras para sentarnos.
- ¿Cómo que no estás con tu familia? - Digo con curiosidad.
- Bueno, he estado con ellos todo el día y mañana tengo de nuevo una comida con ellos, así que, ¿Por qué no visitar a lo que verdaderamente necesito ver para ser feliz? - Dice mirándome fijamente.
Me derrito. Estoy a punto de decirle algo cuando el crujido de la puerta suena detrás de mí.
Salto de los escalones y al intentar darme la vuelta resbalo con la nieve y me caigo en el suelo. 
- ¡Helena! - Dice mi padre bajando los escalones para ayudarme, pero se detiene cuando Niall me levanta aguantando la risa. - ¿Quién es este chico?
Estoy roja, más roja de lo que he estado jamás.
- Bueno... él... él es... - Tartamudeo señalando a Niall.
- Soy Niall Horan, señor. - Dice Niall más que tranquilo tendiéndole la mano a mi padre.
- Hola Niall, ¿Qué haces aquí? - Dice mi padre divertido.
- He venido a ver a Helena, pero...
- Pues si es así, entra. Aquí hace demasiado frío. - Dice mi padre amistoso, empujando a Niall a dentro de la casa.
Me quedo con la boca abierta y corro detrás para pararlo.
- No papá si ya se iba. - Le digo mirándolo a los ojos con un doble sentido.
Parte de mi familia está ahí dentro, no se si quiero cientos de preguntas ahora mismo.
- Estoy seguro de que puede quedarse un poco más, solo para que conozca a tu madre. - Dice guiñándome un ojo cuando Niall no lo ve.
Se lo que hace, nunca me he mostrado así de avergonzada con ningún chico. Claro que había traido chicos a casa, pero ninguno me importaba tanto como Niall, y él se había dado cuenta.
Niall se encoge de hombros mientras camina junto a mi padre hasta el salón.
Al cabo de una hora, toda mi familia se ha marchado ya. Niall y yo estamos sentados en el sofá y mis padres están en el de enfrente.
- Creo que debería irme. - Sugiere Niall, levantándose del sofá. 
No quiero que se vaya, ha estado totalmente encantador con mi familia, pero sería todo menos incomodo.
Me encamino con él hacia mis padres y cuando va a despedirse mi madre señala a la ventana.
- Tu no te vas a ningún sitio jovencito. Mira el tiempo que hace ahí fuera. - Dice.
Ambos miramos por la ventana y una fuerte ventisca de nieve tapa toda vista a través de ellas.
- No pienso cargar con tu muerte en mi conciencia, a demás ¡tienes que conducir todavía dos horas más y son las 1 am! Ni hablar, tenemos el cuarto del hermano de Helena arriba que lleva sin usarse todo un año. Quédate esta noche. - Y esas son las palabras que nunca creería que saldrían de la boca de mi madre.

La abuela de Harry le da creo que cerca de 50 besos más antes de salir por la puerta junto con todos los demás. Hay muchas despedidas, me despido de Georgia con un fuerte abrazo y la veo marchar con sus padres. Al final, toda la casa queda en silencio. Anne y Robin nos dicen que se van a la cama y que ya limpiarán mañana, pero yo y Harry decidimos quedarnos un rato más tumbados en el sofá.
- Harry, podrías venir en año nuevo a mi casa. - Digo casi sin querer.
El sigue acariciando mi cabello y jugando con él.
- No sé Claire, me encantaría poder ir. Pero es todo tan complicado... - Dice suspirando.
Me incorporo en su pecho para mirarlo a los ojos.
- ¿Complicado por qué? Yo todavía no he visto ningún paparazzi de esos, seguro que no eres tan famoso como crees. - Digo bormeando.
Él se ríe, adoro ese sonido.
- Si aún no has visto ninguno es por varias razones, pero sobre todo porque tenemos suerte y porque los fotógrafos nos dan un respiro en Navidad. - Dice sonriendo. - Y claro que soy famoso, toda la gente me adora.
- Pues ya que estamos de suerte podrías venir. - Digo esperanzada. 
Él mismo me ha dicho que no tiene planes para esos días y sinceramente no me siento con ganas de alejarme de él, por muy egoísta que suene.
- No lo sé Claire, no lo sé. - Dice mirando hacia otro lado.
Agacho la cabeza molesta y la coloco en su pecho de nuevo.
No estoy enfadada, comprendo las exigencias de su trabajo, solo estoy dolida.
- Claire... - Dice con voz profunda mientras se escurre en el sofá para quedar mirándome de frente tumbado a mi lado. - No es para nada que no quiera ir. Créeme, daría lo que fuera por ser normal en estos casos, poder pasearnos de la mano por la calle sin tener que ir en el coche con los cristales tintados, poder llevarte al parque para comer un helado, ir a tu casa por Navidad y dejar todo atrás... Pero no puedo, necesito premeditarlo todo. Por favor, no te enfades. - Dice con ojos frustrados.
Suavizo mi expresión y le acaricio la cara.
- No estoy enfadada, está bien. Ambos sabíamos lo que nos tocaba cuando nos metimos en esto, así que, disfrutemos lo que nos queda de tiempo. - Le digo. 
Se le ilumina la cara y me da un pequeño beso en los labios mientras se levanta y tira de mí escaleras arriba apagando las luces.
- ¿Qué haces? - Susurro riéndome.
- No podemos estar en el salón cuando llegue Santa Claus. - Dice emocionado.
Me conduce a su cuarto, que es el más alejado del de sus padres y capto su intención.
Sonrío mientras pienso en lo que me acaba de decir. Luego me imagino a Niall y Helena, a ellos les pasará igual.
Veo a Harry abriendo la cama desde la puerta mientras que se muerde el labio sacándome de mis ensoñaciones.
Dedico un ultimo pensamiento a Niall y Helena mientras veo a Harry quitarse la camiseta y les deseo mentalmente una noche tan buena como se pinta la mía.

- Estira la sabana. - Le digo a Niall desde la otra punta de la cama.
Él lo hace. ¿Soy yo o hace calor aquí? Dice mi yo de mi cabeza.
Una vez que la cama está hecha rebusco entre los cajones un pijama de mi hermano que le pueda venir a Niall. Él es ancho de hombros, bastante ancho de hombros, así que quizás no le estén bien. 
Pienso en sus hombros mientras miro la cama recién hecha... sacudo la cabeza alejando esos pensamientos de mi cabeza y le lanzo el pijama.
Niall se ríe, seguro que sabe lo que estaba pensando.
- No estoy segura de que te esté bien pero... - No puedo acabar la frase. 
Niall saca su jersey por su cabeza y deja todo su torso al descubierto. 
Me quedo mirándolo con la boca abierta y lo recorro con la mirada de arriba abajo fijándome en lo bien que caen sus pantalones en sus caderas desnudas.
Pienso en Claire, y en qué habría hecho ella. Pero mis pensamientos se desvían cuando se agacha a coger la camiseta del pijama y los músculos de sus hombros se mueven y se tensan cuando estira el brazo.
Dejo totalmente de pensar en Claire, simplemente les deseo feliz navidad y pido porque me de fuerzas para soportar lo que esta noche se me viene encima.









                                ---------------------------------------------------------------

Hola a todas mis queridas lectoras.
Deciros que hace una semana esta novela ¡cumplió el año! Daros las gracias por toodo vuestro apoyo porque ya estamos cerca de las 19.000 visitas y eso es sencillamente increible. Muchisimas gracias una vez más por todo el apoyo que me aportais por twitter, ask y por los comentarios de aquí. Sois un gran apoyo y esto me ayuda a seguir escribiendo.
Nada más, deciros que espero que sigais a mi lado otro año más y que os guste lo que llevamos de novela.
Muchisimos besos:
Sonia xxx.



19 comentarios:

  1. Hola Sonia!!! Me ha encantado este capítulo,sigue escribiendo así:) Seguro que tendrás muchas visitas más y felicidades por este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias cielo! Me alegro que te gustara y espero tenerte por aquí otro año más :)

      Eliminar
  2. Enhorabuena por el cumpleaños de la novela! Me ha encantado el capitulo
    No hay persona más mona en la tierra que Niall y más "traviesa" que Harry! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Muchas gracias cielo!
      Si ajajaja son los dos geniales :* Pronto pondré una encuesta para que me digais cual os gusta más ^^
      Muchas gracias de nuevo y muuchos besos <3

      Eliminar
  3. Sonii qe te voy a decir... a si! QE ME ENCANTA TU NOVELA QE NO DEJES DE ESCRIBIR,FELICIDADES POR EL AÑO CUMPLIDO,GRACIAS POR ACORDARTE DE MI Y QE SIEMPRE TE APOYARE EN TODO. Tequiieromucho preciioosa!! SIIIGUEE!!!!!!![= @5onada1D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder cielo enserio muchas gracias, yo tambien te querré y apoyaré siempre en todo.
      Doy gracias por tener lectoras como tú.
      Repito, MUCHAS GRACIAS <3

      Eliminar
  4. ~ONE DIRECTION:MI DROGA~25 de enero de 2014, 3:57

    TU NOVELA ES TAN JHABSDDNWD *~*HAS PENSADO EN SER ESCRITORA???'LO TUYO ES UN DON .sIGUE ESCRIBIENDO ASI Y ESTOY SEGURA DE QUE LLEGARAS MUY LEJOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡MUCHISIMAS GRACIAS!
      Me alegra que lo preguntes...
      Desde que me aficioné a la lectura con 12 años he querido escribir al menos un libro, es mi sueño. Así que, si ajajajajaja me encantaría ser escritora.
      Jo, enserio que amor TE QUIERO <3

      Eliminar
  5. POR FAVOR SONIA TIENES QUE SEGUIRLA! I BEG YOU! POR FAVOOOOOR! PLEEEASEEE! QUE SI NO ME DA UN HEART ATTACK Y MUERO! D: En serio,me matas.(Tu novela más aun) xd Pleeeaseeee sígueeelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Es que tienes "ese algo" al escribir que te intriga y ...y luego no puedes parar de pensar en esa novela y..y... POR DIOS,ESO,QUE LA SIGAS! >-< <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJAJAJA
      Nooo no quiero que te de un ataque!
      << Tienes "ese algo" al escribir>> OMG pero que mona eres por dios, muchisimas gracias por todo y con todo el apoyo que me dais, por supuesto que la seguiré. <3

      Eliminar
  6. Cuando continua ?no paro de pensar en la novela jo , eres l mejor sige escribiendo asi pleaseeee <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, muchisimas gracias :') Este fin de semana espero subir capítulo, pero no prometo nada porque tengo muchos examenes... aunque, este finde seguro que llueve... y ya sabeis lo que pasa cuando llueve ;) MUCHISIMAS GRACIAS UNA VEZ MÁS POR VUESTRO APOYO ::::''''''')))) LLEGAMOS YA A MÁS DE LAS 20.000 VISITAS, ENSERIO MILES DE MILLONES DE ABRAZOS PARA TODAS Y CADA UNA DE VOSOTRAS.

      Eliminar
  7. holaaaaaaaaaaaa:)
    soy nueva lectora, me encanta tu noveeee, es hermosamente hermosa:D
    Jajaj, quería saber si tu te podías pasar por la mía y recomendarla porfaa<3
    Siguelaaaaa, es hermosaaaaaaaaa<3
    Besos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Awww muchas gracias cielo <3
      Claro! pasame el link por aquí o por alguna de mis cuentas de twitter o ask ;)

      Eliminar
  8. holaaaaaa sonia me encanta tu novela espero que sigas escribiendo no puedo esperar mas me e quedado con toda la intriga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que seguiré escribiendo cielo, espero subir este finde así que... ya queda menos ;)

      Eliminar
  9. necesito otro capitulo ya, no puedo dejar que pares estoy engachadisima, me la e leido en 2 horas, me encanta tu novela es simplemente perfecta vas para escritora hija mia me super hiper mega encanta si quieres leerte la mis es locapor1dmisidolos.com esa es mi novela ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder que monisima. Muchisimas gracias cielo enserio, me ha llegado al corazon lo de "vas para escritora hija mia" jajajajaja enserio me encanta yo quiero escribir libros algún día :') Me paso cielo <3

      Eliminar