¡Raindrops en Wattpad!

Capítulo 44: Above the crowd.

"Pero todo aquello que tocamos, tú y yo,
nos une, como un golpe de arco,
que una sola voz arranca de dos cuerdas."


Mis dedos recorren lentamente el frío cristal dejando leves huellas que dibujan trazados al azar. Mi respiración hace que esas huellas se acentúen y dejen aún más marca en el cristal. El contraste de temperatura hace que el vidrio parezca aún más frío. Contemplo detrás de él, como las gotas se estampan contra los pequeños charcos de agua de la calle. Todo parece más tranquilo, como si transcurriera el tiempo con más lentitud, cada vez que observo como llueve. 
Mis manos están congeladas, hace mucho frío fuera y de una forma u otra llega hasta mí. Me alejo un poco de la ventana para acercarme al radiador de la mesa central para entrar en calor y me dejo caer sobre el sofá.
       - Espero que pare de llover para esta noche. Si no, nos veo jugando al Monopoly con nuestros padres.- Dice Simon mientras pasa los canales de televisión con el mando sin ningún tipo de interés.
       - Siempre para de llover cuando llega la noche.- digo mientras me pego un poco más a él. Es siempre tan cálido y reconfortante; creo que el hecho de que lleve tanto tiempo con él es lo que me hace estar tan cómoda a su lado.- Cuando faltan unas horas para que acabe el año, la lluvia se va. Todos los años pasa, mágicamente.
Simon deja el control remoto a su lado en el sofá. Miro la televisión y compruebo que ha vuelto a poner dibujos animados; me divierte el hecho de que, aunque tenga 20 años, le sigan gustando los dibujos animados. Estas tardes me recuerdan cuando aún teníamos 13 años y siempre venía a mi casa por la tarde para hacer los deberes y después jugar un rato mientras llovía fuera.
       - Supongo que sí. - dice mientras se acomoda mejor en el sofá. Simon no era el típico chico cuidadoso, como por ejemplo Colin. Para él, acomodarse en el sofá significaba poner el culo casi al borde y recostarse prácticamente por completo en el sofá. Tanto es así que, pese a que mide como 20 centímetros más que yo, su cabeza queda a mi altura. - Al final la plaza del ayuntamiento se llenará como todos los años; así que supongo que no pasaremos tanto calor.
      - Respecto a eso... Había pensado que este año podríamos cambiar de lugar, me han dicho que hacen unas actuaciones preciosas bajo la Alhambra justo después de empezar el año. - susurro mientras apoyo mi cabeza en su hombro y miro en la televisión como empieza la canción de Hora de Aventuras.
Justo cuando apoyo Simon pega un salto y se incorpora de repente. 
      - ¿Por qué no quieres ir a donde siempre? - pregunta algo preocupado. Si algo caracterizaba realmente a Simon eran sus expresiones faciales. Podías saber todo de Simon por la forma en la que abría los ojos, la forma en la que se acariciaba la barbilla mientras pensaba... es como un libro abierto. 
      - No sé, me apetece cambiar. Siempre vamos ahí en año nuevo, donde va toda la gente y luego es casi imposible moverse. 
      - Eso es lo divertido de todo, la aglomeración, el calor humano... - dice mientras baja el volumen a la televisión.
      - ¿Tú y aglomeraciones? - pregunto mientras suelto una carcajada.- Pero si casi das media vuelta en el concierto de Coldplay cuando empezó a entrar gente a la pista.
      - Soy un hombre más activo ahora Claire. - Asegura con un tono sarcástico. Vuelve a acomodarse en el sofá a mi lado pero parece incómodo. - Bueno, podemos ir a donde te han dicho. Pero después de media noche. Ya he quedado con unos amigos allí y hace muchísimo tiempo que no los veo.
En realidad no me importa demasiado donde vayamos esta noche; si es verdad que hace muchísimo frío y en los sitios donde va más gente siempre parece que hace algo más de temperatura, pero quiero saber la razón por la que le importa tanto que cambiemos los planes esta noche.
      - ¿Qué amigos? - le pregunto aparentando no darle mucha importancia al asunto. Nos conocemos desde hace más de 15 años, tenemos prácticamente los mismos amigos.
Simon se queda callado un momento mirando a la televisión, casi no puedo aguantar la risa que produce su cara de incomodidad. Mientras espero que Simon conteste a mi pregunta veo como mi padre baja las escaleras principales y se dirige hasta nosotros.
     - Nada unos amigos del salón de hace unos años con los que juego a veces... ¡Hombre! Buenas tardes Patrick - dice interrumpiendo su respuesta y saludando a mi padre.
Mi padre es profesor de matemáticas en la universidad, pero parece más bien un policía retirado. Inexplicablemente, mi padre mide metro ochenta, por lo que es obvio que he sacado la estatura de mi madre. Es bastante robusto, con la típica barriga paterna y algo de entradas en el pelo. Pero el hecho de ser un hombre "grande" y tener la piel bastante oscura hacía que la gente le respetara bastante.
     - Hombre, Simon. ¿Cómo tú por aquí? - Le contesta mi padre con ironía mientras se dirige a la cocina a por una botella de vino. - Es extraño por que casi nunca te veo en mi casa.
Mientras mi padre intenta escoger uno de los vinos de la botella podemos ver como mira a Simon con la ceja alzada. 
     - Vamos... estos meses en los que Claire ha estado fuera me ha echado usted de menos. Lo sé yo. - le responde Simon riendo mientras vuelve a centrarse en el televisor.
Oigo como mi padre se acerca por detrás del sofá.
     - Hemos quedado con tus padres para ir a comprar las cosas para esta noche y posiblemente nos quedemos a comer por ahí. - le dice a Simon mientras se apoya en el respaldo del sofá. - Nos vemos luego cielo.
Mi padre se inclina un poco para darme un beso en la mejilla. Sé que puede tener pinta de duro, pero no es más que una apariencia. Supongo que por eso encaja tan bien con mi madre.
     - Y tú, - dice pegándole suavemente a Simon en la nuca mientras se aleja.- quita los pies de mi mesa.
Simon se queja un poco por el golpe que ha recibido pero quita los pies sin rechistar y los vuelve a colocar bajo las mantas de la mesa.

***

Podría estar ya en el aeropuerto. Podría estar tranquilamente en una cafetería tomando un café mientras espero la llamada de Australia. Podría ir con mucha más tranquilidad.
Pero parece que todo Londres había decidido salir de sus casas justo a la misma hora. No veía el fin de la inmensa cola de coches que transitaban por la carretera que nos llevaba hasta el aeropuerto. Quedaban unos minutos aún para que me llamaran de la entrevista, pero tendré que ir lo más rápido que pueda para no perder el avión.
Supongo que toda esta gente había sido tan poco previsora como yo, aunque no creo que ellos tuvieran todo tan poco preparado.
Apenas había tenido tiempo para pensar en lo que me iba a llevar. Había pensado en llevar una maleta, pero no me veo corriendo por una ciudad que no conozco con una maleta por muy pequeña que sea. También pensé en no llevar nada; si necesitaba ropa podría comprarla allí, pero no sé como van a ir las cosas, así que siempre es mejor llevar algo para estar preparado.
Al final he optado por coger una de esas bolsas de mano que puedes llevar colgadas al hombro. Solo he metido un poco de ropa, los papeles para viajar que siempre los tengo preparados para cualquier imprevisto, y lo básico para sobrevivir unos días. Espero arreglarlo con Claire, porque será bastante difícil encontrar vuelos de vuelta directamente desde Granada.
Parece que la cola se comienza a moverse y puedo ver el desvío hasta el aeropuerto que comienza a aclararse. Le pido al conductor que por favor se de más prisa, el embarque seguro que cerrará en unos quince minutos, y mientras pasas los controles puedo perder el avión.
Noto como vibra mi móvil en el bolsillo del pantalón.
        - ¿Hola? - contesto a la llamada. Sé que son los de la radio Australiana, pero no estoy prestando mucha atención a la conversación; nos acercamos a una zona en la que puedo bajarme del coche.
Un hombre con una profunda voz y un marcado acento australiano comienza a presentarse y a presentarme a mi en el programa. Intento concentrarme para no parecer lo ocupado que estoy en estos momentos.
El coche comienza a frenar poco a poco en una zona de aparcamiento y bajo del coche en cuanto veo que este deja de moverse.
        - Y dime Harry, ¿qué podemos esperar del nuevo Tour que comenzaréis en Febrero aquí en Sydney? - dice otro locutor distinto. Casi me pilla por sorpresa la pregunta porque estoy esperando a que el conductor me que mi bolsa de viaje para poder entrar en el aeropuerto.
        - Pues, eh... Tenemos muchas expectativas puestas en este Tour, llevamos ya unos cuantos y queremos romper un poco con la monotonía de los anteriores. Estamos buscando cosas nuevas que hacer en directo para complacer a todo el que vaya a vernos. - Hago una pausa mientras cojo la bolsa y me despido del conductor para entrar al edificio. - Pero básicamente acabará siendo lo mismo; nosotros cinco en el escenario haciendo el tonto, que es lo que mejor sabemos hacer.
Busco la zona donde están todos los sensores para poder pasar con rapidez, pero caigo en la cuenta de que no puedo pasar hasta que termine de hablar por el móvil.
Intento responder a todas las preguntas que me hacen cada uno de los locutores; normalmente las entrevistas no suelen durar más de cinco minutos, pero eso es exactamente lo que no me sobra ahora mismo. Tiempo.
Pasan los minutos y cada vez veo más gente congregada en la cola para pasar por el escaner. Cuando por fin parece acabar la entrevista veo como algunas chicas al fondo parecen reconocerme. No tengo más remedio que ponerme a la cola para entrar, o por el contrario, podrán llegar hasta mí fácilmente y no puedo detenerme ahora.
Empiezo a colocar todas mis cosas en una de esas cestas para que pasen a través del detector. Mientras sujeto el móvil con mi hombro, comienzo a quitarme el reloj, el cinturón y  demás, rezando para que me despidan de una vez del programa. Justo cuando faltan dos personas por pasar me despido de los locutores australianos y dejo el móvil en la bandeja al límite de tiempo para poder entrar en el detector y despistar a las chicas que se estaban acercando a la zona de la cola.
Voy lo más rápido que puedo hasta la puerta de embarque de mi avión, el aeropuerto es tan grande que podrías perderte, pero por suerte estoy aquí la mayor parte del tiempo. Cuando me estoy acercando, para mi alivio veo que aún hay mucha gente que está esperando para entrar en el avión.
Me coloco en la cola rápida de las personas que tenemos los asientos reservados y espero a que me llegue el turno. Entonces observo la pantallita pequeña que hay encima de la puerta que se supone que tiene que dar al avión y tomo conciencia de que no hay ningún azafato  que esté picando los billetes.
Vuelvo a mirar la pantalla.
Genial.
Mi vuelo viene con retraso.

***

Mis padres no paran de dar vueltas por la casa intentando encontrar lo que sea que quieren llevar a casa de mis tíos para celebrar año nuevo. Sé que debería estar preparando las cosas y arreglándome algo, pero hace mucho frío fuera del radiador. Debería haber subido como hace una media hora a empezar a ducharme, pero estoy terminando de ver un capítulo de The Walking Dead y no me apetece para nada tener que decidir qué me pondré esta noche.
Si solo fuera a casa de mis tíos no dudaría ni un segundo en ponerme unas mallas y cualquier jersey, o incluso el pijama, no creo que fuera a hacer nada emocionante. Pero este año es distinto. Niall se ha empecinado en pasar esta noche juntos y, bueno, volveremos a ir a Dublín. No estoy segura de si tiene algún tipo de apartamento alquilado allí, pero desde luego le encanta ir.
      - Helena, ¿podrías por una vez no ser la última en salir por la puerta? - interrumpe mi madre rebuscando entre los estantes de la librería de al lado de la televisión.
      - Nunca lo soy. - contesto mientras cierro la pestaña donde estaba viendo la serie y cierro el portátil. No tengo ningún interés en empezar a vestirme, pero es hora de empezar a prepararme.
      - Me encantaría que por una vez no tuviéramos que esperarte. - Responde sin mucho interés ya que parece haber encontrado lo que buscaba. Es un sobre no muy grande color marrón. No tengo ni idea de lo que puede ser.
Me levanto del sofá y me dirijo hacia las escaleras.
      - Falacias. Siempre estoy a la hora exacta. - Le digo divertida mientras comienzo a subir hasta el piso de arriba.
      - Al menos no tendrás que ducharte ¿no? - oigo la voz de mi madre desde el principio de las escaleras-. Porque entonces sí que no llegamos.
Pongo los ojos en blanco y me dirijo lo más rápido que puedo hasta el cuarto de baño para que no puedan retenerme.
      - No querrás que conozcan a tu hija como una desaseada por todo Dublín ¿no? - digo cerrando la puerta del baño antes de que pueda contestar nada.
Mis padres sabían que esta noche iría a Dublín. La verdad, he de agradecer a mi hermano que me haya abierto el camino. El hecho de ser la segunda hija hace que tus padres estén más dispuestos a dejarte pasar la noche fuera. Les he dicho que iba a ir con unos amigos, pero supongo que saben que voy con Niall, solo que no quieren mencionar el hecho de que, al pasar la noche en Dublín, la pasaré con él.

***

Hacía mucho tiempo que no me encontraba en un ambiente parecido. Estaba tan acostumbrada antes a estar así que no me daba cuenta de lo habitual que eran estas cosas para mí. Estar alejada de tu familia tiene sus pros y sus contras, y obviamente la nostalgia es un gran contra.
Mi salón estaba con el número exacto de personas de siempre. Mis padres y mi hermano, los padres de Simon, Simon y yo. Nunca había habido nadie más; excepto Grace. Pero sus padres llevan sus propias vidas, por lo que no solían relacionarse mucho con los míos.
Normalmente, por lo menos una vez al mes nos reuníamos todos para hacer una cena temática. Tanto mis padres como los de Simon tenían muchas cosas en común. Todos ellos tenían empleos que relevantes que les obligaban a estar fuera de casa durante bastante tiempo, tenían muchos gustos en común y por extraño que pareciera nunca se aburrían de salir juntos. Prácticamente, Simon y yo nos hemos criado juntos con Matt.
No es que mis padres no se preocuparan por mí, pero siempre he creído que el hecho de ser más independiente y madura los alejaba de su responsabilidad como padres. Y eso influía mucho más en el caso de Simon. Sus padres sí que estaban mucho menos encima de él que los míos cuando eramos pequeños.
Simon había sido un niño raro, pero no difícil. Siempre era bastante introvertido con sus cosas pero a los ojos de los demás siempre era el que estaba haciendo la gracia. Su déficit de atención no lo ayudaba nada en las clases, pero sabía apañárselas bastante bien porque tenía claro que quería llegar a ser alguien. Pero sus padres estaban acostumbrados desde jóvenes a llevar una vida muy activa y continuamente estaban viajando. En cuanto Simon cumplió la edad suficiente y mínima para poder valerse por sí mismo, se tomaron aún más libertades. Por eso Simon estaba casi siempre en mi casa.
Se podría decir que nosotros dos habíamos creado nuestra propia familia de sustitución.
Aún así me caían muy bien sus padres, y adoraba a los míos. Como siempre habían empezado a sacar cosas para comer antes de que llegara la cena, para ir picando mientras hablaban entre ellos. Matt estaba aún duchándose en el piso de arriba.
Simon y yo estábamos tumbados en el sofá intentando encontrar algo que no fuera un programa especial para celebrar año nuevo. Él se había ido a mitad de la tarde para ir a cambiarse a su casa y volver luego con sus padres y yo había hecho exactamente lo mismo.
Creo que nunca he descrito realmente a Simon. Es bastante más alto que yo, más o menos de la altura de Harry; no es exactamente musculoso, porque no es para nada un chico de gimnasio, pero tiene un cuerpo bien formado con unas anchas espaldas y un cuerpo  bastante atlético. Supongo que todo esto es herencia de su padre.
El pelo de Simon es algo indescriptible; nunca tiene una forma definida, pero encaja a la perfección con su personalidad, única y algo alocada. Pero el mayor atractivo de Simon sin duda son sus ojos que destacan totalmente con su castaño oscuro de pelo. Sus ojos, hundidos bajo unas largas y abundantes pestañas oscuras, presentan un color particular. En verano parecen más claros pero generalmente podríamos decir que son de un color entre verde y azul con matices amarillos en el centro del iris. Siempre me habían fascinado sus ojos, tenía envidia de lo bonitos que se veían bajo tantas pestañas. A veces lleva gafas, pero de vez en cuando también utiliza lentillas que permiten ver mejor sus ojos.
Hoy, concretamente, iba vestido de "mi Simon favorito" había elegido una de sus viejas camisas que usaba cada vez que quería ir algo más elegante pero siguiendo su estilo.
       - ¿Tienes que arreglarte algo más? - pregunta distraído mientras se toca la pequeña dilatación que tiene en la oreja derecha.- Lo digo para decirle a Grace que cuando terminemos de comer vamos a recogerla. Si tienes que hacer algo más le digo que vamos más tarde.
Recuerdo cuando se hizo la pequeña dilatación en la oreja; todo el mundo se llevó una sorpresa porque no esperaban ver a Simon con ese estilo, pero a mí me encantaba como le quedaba.
       - No, estoy lista. De todas formas voy a estar tapada por el abrigo, así que no creo que vaya a hacer mucho más.- digo colocando mis piernas sobre las suyas mientras veo como nuestros padres comienzan a sacar sus juegos de mesa.
       - ¿No piensas quedarte hasta tarde? Vamos a ir a algún sitio a tomar algo. - pregunta Simon extrañado.
       - No lo sé, no tengo muchas ganas de ir a ninguna discoteca si es a lo que te refieres. - contesto sincera.
       - Me encanta lo jovenzuela que eres. - se ríe mientras contesta a algún mensaje que le han enviado al móvil. - Le diré a Grace que en cuanto terminemos de comer pasamos por su casa; tengo el presentimiento de que tu noche va a ser más animada de lo que esperas.

***

La cena de esta noche no había sido tan aburrida como esperaba. Hemos ido toda la familia a casa de mis tíos y es bueno volver a ver a algunos familiares que llevaba tanto tiempo sin ver. Antes, cuando estudiaba en Irlanda, tampoco es que viera a mi familia todos los días, pero estábamos más en contacto.
Estuve estudiando en Irlanda unos tres años compaginando turismo y arte dramático. Después salió la oportunidad de ir a Londres y allí podría unirme a una compañía de teatro real, así que no dudé.
Me siento un poco culpable por dejar a mi familia justo ahora, cuando apenas queda hora y media para que comience el nuevo año; pero el taxi está a punto de llegar para ir a Dublín, y la verdad me encanta la idea de celebrar el año junto a Niall.
Supongo que nunca sabes lo que quieres hasta que lo tienes.

***

La plaza del ayuntamiento esta, como todos los años totalmente llena. La gente se desborda por la carretera, la cual han tenido que cortar por el cúmulo de gente. Estamos retirados del centro, en una de las esquinas de la plaza cerca de la fuente. Por el centro de la plaza se acumulan los más jóvenes con distintos disfraces y gorros de celebración; mucha gente lleva su racimo de uvas para comérselas cuando den las campanadas, y otros simplemente esperamos con los nuestros a que lleguen.
Simon no para de hablar con los chicos de su banda, siempre me ha divertido mucho el grupo que forman. Son todos muy parecidos a Simon, en cuanto a gustos, y son todos tan "frikis" como él.
       - Deberíamos de ir preparándonos, los que queremos comer las uvas. Las campanadas son en unos quince minutos. - dice Grace a mi lado quitándole los huesecillos a las uvas que ha cogido de su casa cuando hemos ido a recogerla.
       - ¿Ya quedan solo quince minutos? - pregunta Simon algo alarmado. Veo como mira su reloj y se aleja un poco de nosotros para hablar por teléfono.
Estos días se está comportando de forma extraña, pero no quiero parecer entrometida, por lo que me limito a ver como cada vez más gente se acerca a nosotros para celebrar el año que entra.

***

El aeropuerto de Granada resulta ser una décima parte del aeropuerto de Londres. Salgo fácilmente de la zona de recogida de maletas y me dirijo a la puerta para coger lo más rápido que pueda un taxi.
Mi avión, que se supone que iba a salir a las ocho de la tarde y estaría aquí al rededor de las diez de la noche (las once en España), había salido a las nueve.
Es casi media noche y aún tengo que llegar hasta donde está Simon con Claire, pero resulta que los taxis que suelen haber en la salida del aeropuerto de Londres no son los mismos que hay en el de Granada. Busco entre la poca gente que hay a esta hora a ver si hay algún coche libre que pueda llevarme hasta donde quiero ir. Veo por fin un señor robusto que está apoyado en el capó de un taxi color blanco.
Corro hasta él y me meto en el coche.
       - ¿A donde le llevo? - pregunta el hombre en español. No he entendido nada de lo que ha dicho, pero supongo que me pregunta donde quiero que me lleve.
       - "Ayuntamento" - es lo único que consigo decir y porque Simon me había dicho por el móvil como se decía, que si no me las hubiera deseado para explicárselo al conductor.
Él parece entender y masculla algo en español, pero no consigo enterarme de lo que murmura. De todas formas no le doy muchas vueltas, ya que mi móvil comienza a sonar de nuevo.
        - ¿Hola? - pregunto mientras me acomodo en el asiento del coche rezando para que no haya tanto tráfico como en Londres.
Puedo oír una gran multitud al otro lado del teléfono. Apenas puedo distinguir si hay alguien hablándome con la música y los gritos que se oyen de fondo.
        - ¿Donde diablos estás? - pregunta Simon a gritos desde el otro lado. - Se supone que ibas a estar aquí antes de medianoche.
Suspiro mientras observo la autopista totalmente vacía que, para mi suerte, el conductor cruza a toda velocidad sin casi inmutarse.
        - Ha habido un retraso en mi vuelo, acabo de aterrizar. - le explico mientras miro de reojo a mi conductor.- No creo que llegue a la hora justa.
        - Bueno pues date prisa, Claire quería irse después de las campanadas. - chilla Simon en mi oido para que pueda oirlo. La medianoche se acerca y la gente cada vez grita más allí donde está Simon.
        - Pues retenla. No llegaré mucho más tarde, pero tienes que darme al menos diez minutos o quince más. - le suplico mientras contemplo como el coche se adentra en la ciudad.
Cada vez se ve más gente por las calles, y cada vez veo más difícil poder encontrar a Claire entre tanta gente.

***

Las familias, los amigos, los niños... cada vez más gente se congrega a mi alrededor. Cuelgo el teléfono intentando aparentar normalidad y me adentro tranquilamente en el grupo de nuevo. Claire sigue sentada con Grace en el banco y mis amigos siguen hablando de sus cosas, pero la pantalla de la plaza ya está encendida y con un canal de televisión que dará las campanadas en cualquier momento.
Los presentadores están dando las instrucciones sobre el momento en el que hay que tomarse las uvas y yo no puedo dejar de mirar a un lado y a otro para ver si aparece ese maldito inglés por alguna parte.
       - ¿Has terminado de hablar ya por teléfono? - me pregunta Claire sorprendiéndome y colocándose a mi lado.
Parece molesta, supongo que se huele algo de todo este asunto, pero no le doy más importancia.
       - Sí, así que vamos a celebrar el año que entra chicas. - digo mientras abrazo con mis brazos a Claire y Grace y las empujo suavemente hacia el interior de la plaza.
Parece algo más animada ya que todos nuestros amigos se han congregado a nuestro alrededor y no hacen más que lanzar pequeños gritos y vítores cuando la presentadora dice que faltan apenas un minuto para que comencemos el nuevo año.
Veo como Claire no hace más que moverse de un lado a otro para intentar ver por encima de la multitud que tenemos delante. Pero por mucho que lo intente no puede ver con su escaso metro sesenta y tres sobre personas de metro setenta. Doblo mis rodillas y me paso sus piernas por los hombros. Puedo oir como suelta un jadeo por el susto pero no le hago caso mientras la siento sobre mis hombros.
       - ¿Mejor? - le pregunto mirándola desde abajo.
Aún está asustada por el movimiento brusco que he hecho pero su mirada se suaviza cuando me mira y me devuelve una sonrisa.
       - Sí, gracias Simon. - me responde mientras rodea con sus brazos mi cabeza.
Llevo tantos años con Claire que perfectamente podría considerarme su hermano y en todos estos años nunca me había perdido una celebración importante; me alegro de que este no sea el primero.
Toda la gente comienza a ponerse nerviosa con los carillones que suenan antes de las campanadas; y justo cuando terminan, todo el mundo comienza a contar.

***

Me da pena el taxista que está trabajando justo este día del año, pero a la vez agradezco que haya podido traerme. Le pago más de lo necesario por las molestias de traerme y le doy las gracias en mi idioma mientras salgo corriendo del coche.
El lugar donde me había dicho Simon que nos encontraríamos era más grande de lo que creía y estaba totalmente abarrotado de gente. Busco con la mirada la esquina que me había descrito Simon, bajo un sauce con tiendecitas al rededor, pero la plaza está llena de sauces, así que opto por  ir hacia la esquina del fondo, empujando como puedo a toda la gente que celebra el año nuevo y que se abraza con efusividad.
Desde luego, no había previsto que mis primeros minutos del año fueran tan movidos como lo estaban siendo, pero continúo mi marcha hasta que llego a la esquina. Comienzo a mirar por todos lados a ver si veo alguna cara conocida pero por más que poso mis ojos en rostros extraños no encuentro ni a Simon ni a Claire.
Estoy sacando el móvil de mi bolsillo para llamar a Simon para asegurarme de que no se han ido de aquí cuando lo veo.
Cuando la veo.

***

Abrazo a cada uno de los que están a mi alrededor. E incluso a los amigos esos de Simon que son tan sumamente extraños, pero vuelvo a cruzarme con Simon, y pese a ser el primero al que he felicitado el año, vuelvo a sus brazos.
        - Feliz año, Simon. - le susurro contra su pecho. - Gracias por estar otro año conmigo. Eres increíble.
Noto como comienza a pasar su mano por mi espalda y me da un beso en la cabeza.
        - Bueno, ya sabes lo que dicen. - me susurra mientras se retira un poco para mirarme.- Con cada año que pasa voy a mejor.
Me río por el autoestima que siempre pretende mostrar pero paro de reírme cuando veo que mira algo detrás de mí.
        - Y creo que este año me vas a querer aún más. - dice sonriendo a la vez que hace una seña con la cabeza detrás de mi.
Alzo la ceja extrañada al mismo tiempo que me retiro de los brazos de Simon para poder girarme. Puedo oir como un grupo de gente comienza a cantar una canción por el fondo, otros ríen a carcajadas y otros aún continúan celebrando y felicitando el nuevo año. Pero entre todo el barullo de gente, una silueta extrañamente familiar destaca entre las demás. Acercándose cada vez más, y entonces lo veo.
        - ¿Harry?


10 comentarios:

  1. WOAH WOAH WOAH WOAH WOAH! PERO ESTO QUE EEEEES? Meeee encanta! Llevaba tanto tiempo esperando un nuevo capítulo que casi me caigo de la silla cuando veo que has actualizado el blog. En realidad pasaba por casualidad pensando en mi interior "por favor, que haya subido capítulo" cuando al entrar en la página me fijo que has cambiado la foto de inicio y la canción... LA CANCIÓN! Chica, cada vez me gustas más. Entonces empiezo a descender el ratón y ¡BUM! nuevo capítulo. Qué emoción me ha dado, por Dios. Pues nada, que te has salido en éste capítulo, que te adoro por escribir tan bien pero te odio por dejar así el capítulo y que eres una buenísima escritora. Espero que el siguiente no tarde tanto, pero no te preocupes si lo hace :) Un súper besazo de una fiel seguidora ;)
    Lu xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay por dios, pero que bonita eres.
      Muchísimas gracias por este comentario, me alegro que te hayas dado cuenta de los cambios en el blog, creía que poca gente quedaba que leía la novela por ordenador y que pudiera darse cuenta de los cambios que no se ven en el móvil, así que :D
      Me alegra que te haya gustado los cambios en el playlist, normalmente escribo los capítulos con las canciones de fondo así que para mí es bastante importante.
      Muchas muchas gracias por todo lo que dices y descuida, este tardará menos, termino de exámenes la semana que viene así que... ;)
      Un besazo para tí guapa.
      Sonia xx

      Eliminar
  2. Hooooola. When new chapter? Un abrazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que este fin de semana suba el nuevo capítulo, pero no prometo nada.
      De todas formas, la semana que viene lo subiré seguro si no puedo este finde :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. A ver, voy a responder la misma pregunta dos veces pero allá va. Espero poder subir capítulo alguno de estos fines de semana. Pero estoy en el último trimestre del curso y mi trimestre termina en un mes, así que imaginad mi agenda como está. Pero si queréis puedo subir capítulos más cortos, para que no tarde tanto y pueda subir más o menos cada fin de semana.
      ¿Os parece? ¿O preferís un capítulo más largo?
      Decídmelo y lo haré.
      Sonia xx

      Eliminar
  4. Eso! Para cuándo próximo capítulo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, voy a responder la misma pregunta dos veces pero allá va. Espero poder subir capítulo alguno de estos fines de semana. Pero estoy en el último trimestre del curso y mi trimestre termina en un mes, así que imaginad mi agenda como está. Pero si queréis puedo subir capítulos más cortos, para que no tarde tanto y pueda subir más o menos cada fin de semana.
      ¿Os parece? ¿O preferís un capítulo más largo?
      Decídmelo y lo haré.
      Sonia xx

      Eliminar
  5. A mí me parece genial :) Suerte con el último trimestre! Pd: Qué estás estudiando? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así será, en breve tendréis lo que llevo de capítulo :)
      Muchas gracias C:
      Estoy en segundo de bachillerato. Estoy en ciencias de la salud :3

      Eliminar